Jeremy WarmsleyEl mercado últimamente se está llenando de cantautores camuflados en los disfraces más variopintos. ¿Por qué? Pues porque antes no se habían inventado estos disfraces a precio módico: la cosa iba de guitarra y voz para propagar textos aparentemente interesantes; el presupuesto no daba para más. Si querías adornos, debías contar con padrinos solventes que financiasen el estudio, el productor, etc, así que sucumbías al contrato con el prestamista (la discográfica multinacional), que acababa cobrando intereses mucho mayores que un banco a cambio de “protección” (¿suena a mafia del mundo del boxeo eh?). Actualmente en cambio cada mente inquieta puede, desde su apartamento con un casio modesto, montar sus canciones. Música casera que suena a orquesta sinfónica gracias a los progresos tecnológicos. Así, sin apenas despilfarrar, se consiguen buenas demos capaces de proporcionar un contrato inicial. Después, con pequeños retoques ya en un estudio, se pule el producto.

El anglofrancés Jeremy Warmsley se ha arrimado a la veta florida de la corriente. Además del abaratamiento, la tecnología ha permitido jugar con una gama de formas mucho más variada y él la ha aprovechado para desmarcarse de la sencillez cantautoril: ya no son composiciones vetustas con arreglos ingeniosos sino estructuras más complejas desde su raíz –Dylan cada día más lejos-, como poemas convertidos en operetas –Divine Comedy- que piensan en vestidos cosidos por Aphex Twin o DJ Shadow. “The Art Of Fiction” (Transgressive 2006) es un crisol que no se avergüenza de sus orígenes ni de la época que le ha tocado. Música entrecortada –“Dirty Blue Jeans”- cuyos rotos pueden ser zurcidos por drum `n´ bass –“If I Had Only”- o por violines y clarinetes –“I Promise”-, que no renuncian –“I Know That Her Face Was A Lie”- al esquema de balada de piano clásica entre Elton John y Plush, ni a los bajos instintos –acid house con violines en “Modern Children”- o al sinfonismo electrónico autodidacta –“A Matter Of Principle”- tan en boga. Que Jeremy Warmsley consiga material del mismo nivel para un segundo álbum ya será otro cantar.