Leonard Cohen, The Smiths o Joy Division tienen fama de artistas “para cortarse las venas”. Pero cada noche las Kiss FM de todo el mundo programan letras mucho más retorcidas y deprimentes.Entre ellas estas siete….

“White Flag” (Dido)
Si se escucha de pasada puede sonar inofensiva. Cuando se presta atención emerge una letra psicótica sobre negarse a aceptar que alguien no te quiere. La melodía te traga poco a poco hasta que simpatizas con la enferma. Cuidadín.

“November Rain”/ “Estranged” (Guns N` Roses)
Gracias a Mr Axl Rose quienes no tomamos cocaína podemos imaginar como suena una resaca de esta droga. Aunque las canciones son chulas, se te quitan las ganas de probar.

“De Do Do Do, De Da Da Da” (The Police)
Sólo hay tres canciones con sustancia en todo el repertorio de The Police. Las tres suenan desoladas, herméticas y desquiciadas. A mí esta me da más miedo que “Every breath you take” (la obsesión hecha pop) o “Message in a bottle” (un ingenuo-pero-potente himno sobre el mundo en que vivimos).

“I know I need to be in love”/ “Superstar” (The Carpenters)
La estrella pop más triste del mundo no necesitaba desplazarse al psiquiatra para obtener diagnóstico. Bastaba mandar por correo estos dos “hits” para recomendar el ingreso en un centro especializado.

“Please, forgive me” (Bryan Adams)
Dice Andrés Calamaro que las canciones de amor nunca son tontas. Esta es la excepción que confirma la regla. La escuchas y enseguida queda claro que no tiene nada que ver con los sentimientos del artista. Más bien te imaginas a Bryan repasando estadísticas de divorcios en occidente, especulando sobre qué frase quiere escuchar la gente que está sola a los 47 años y tomando una decisión sobre la mejor forma de sacar pasta de la situación.

“Pictures of you” (The Cure)
El exhibicionismo existencialista de piezas como “One hundred years” tiene mucho menos voltaje que esta canción de amor enfermo disfrazada de canción de amor normal.

“Stan” (Eminem)
El “Heartbreak hotel” del hip hop es también la canción más triste del mundo. Un potente cóctel de frustración, mala suerte y turbulencias comunicativas. Los cameos de Dido, Phil Collins y la carretera mojada rematan el cuadro.

Posdata: Me apetece bastante escribir un artículo sobre esto. Si alguien tiene sugerencias sobre “hits” deprimentes agradezco que me los haga llegar.