The StillsSi una cosa hemos aprendido de Arcade Fire es a disfrutar de la música sencilla. No hacen falta grandes complicaciones, sino buenos arreglos que hagan volar la canción hasta el centro neurálgico del aficionado.

De Montreal también proceden The Stills. Han vuelto tres años después de su debut con “Logic Will Break Your Heart” (Vice 2003) y con la formación algo retocada –ahora manda David Hamelin tras la salida de Greg Paquet– para este “Without Feathers” (Vice 2006), un producto típico del panorama canadiense actual que no deja claro si lo suyo es rock o pop. El muro de sonido y el tipo de formación es rock –herencia post punk del primer álbum- pero la estructura de las canciones y su accesibilidad es pop. Muchas de ellas están edificadas sobre base de piano, con la voz de Hamelin –normalita pero aprovechando al máximo sus posibilidades, adaptándose además a las inflexiones del texto- aglutinando la incorporación de los demás instrumentos. Nada de extravagancias: aquí prevalece la dignidad –esas entradas de Arcade Fire que crecen como la E Street Band de Springsteen– y la instrumentación regia –los vientos de “Destroyer”-, incluso en los cortes –“It Takes Time”- con mayores concesiones a los ritmos dicharacheros. Hamelin cede autoría e interpretación vocal en tres canciones a Tim Fletcher, que sobre todo en “Halo The Harpoons” deja ver la influencia vocal de Radiohead.

La mejor prueba de lo positiva que puede resultar su continencia actual está en el cierre con “The House We Live In”: Hamelin la interpreta entre la dulzura y la amargura -`Querida Sara/ la casa donde vivimos/ es todo lo que conozco´-, con una guitarra tan simple como cariñosa haciendo el eco a una frase de pura ternura…a pesar de las heridas cicatrizándose.