internetpolice1.jpg

Ya, ya sabemos que da pereza hablar de estas cosas y que en ciertas páginas de internet parece que los problemas del planeta son todos culpa de Teddy B. Autista. Ahora califica como “grupos antisistema” y “minorías efímeras” a las personas que defienden la cultura libre o simplemente se muestran críticas con la gestión de la SGAE. Menos mal que no tiene que sostener eso en Inglaterra, donde la multinacional The Phone House lanza un desplante público a la sociedad de autores y editores británica.

TalkTalk vs British Phonographic Industry
Siguiendo como modelo el Plan Sarkozy, el gobierno británico se ha puesto como objetivo perseguir la descarga de archivos a través de las redes peer2peer, llevando a la firma de un acuerdo a las empresas que ofrecen acceso a internet y a los representantes de la industria discográfica. Como medida de presión, han advertido a los proveedores que si no colaboran les obligarán por ley a suspender el servicio a los usuarios que las utilicen y a revelar sus datos para ponerlos a disposición de la justicia. La primera respuesta la ha recibido de Charles Dunstone, director ejecutivo de la empresa TalkTalk, a través de un comunicado dirigido a la BPI titulado con un explícito: “Talk Talk rechaza las amenazas y se niega a ejercer de policía de internet”. Dunstone defiende el no control de sus clientes y afirma que ellos no desconectarán voluntariamente a nadie.

Cultura de dominio público
Frente a la perspectiva de la SGAE sobre internet, que sólo ve una afrenta a los autores en el aumento de megas de velocidad, hay otras plataformas que entienden que la red empuja a nuevas formas de gestión de la propiedad intelectual. Con el fin de defender a los creadores, pero promoviendo el debate y la transparencia, se presenta yosoyautor.org, un grupo amparado por la Asociación de internautas. En su declaración de intenciones defienden que la administración debería reconocer como un instrumento “legal y explícito” las licencias copyleft y que todo bien cultural se considere de dominio público. Mientras, Teddy Bautista, el presidente de la SGAE dice sobre el canon que “a estas alturas todo el mundo es consciente de que todo tiene un valor”. Luego se explaya en esta entrevista sin desperdicio, donde se muestra molesto porque los consumidores tengamos más megas de los que él considera necesarios y se opone a la intervención de asociaciones de consumidores en los asuntos que le afectan. Vuelve el pendejismo electrónico.

Radiohead y el servicio de correos
Desde hace una temporada sigo las desventuras de una amiga y colega periodista para hacerse con el discbox de “In Rainbows”. La caja, que sólo se ha distribuido a través de la tienda online de Radiohead, cuesta lo suficiente -40 libras- como para que el envío se haga a través del servicio rápido, pero el grupo ha optado por recurrir al modo postal terrestre para contaminar lo menos posible. A pesar de la claridad con la que prevén contratiempos y dan directrices para atajarlos en la web, en su caso no ha llegado a recibir el disco. Después de dos envíos fallidos, uno desde Ámsterdam y el otro desde Nueva York, han acabado devolviéndole el dinero. Vía mail le comentaron que sólo en España habían perdido 200 cajas. Mi amiga se pregunta cuántas habrán perdido en todo el mundo y por qué Jonny Greenwood, que decía haber enviado él mismo el mail que invitaba a los fans a descargar el álbum, no ha comentado nada sobre estos problemas.

Posdata: Para poner buena cara al lunes, no se nos ocurre nada mejor que leer esta gran entrevista de Uri Amat a Charades, grupo de pop de talento creciente que contagia vitalismo con su música y también con sus reflexiones.