feelies.jpg

Hay grupos que parecen formarse con el exclusivo fin de servir de referencia para otros grupos. Críticas excelentes, esporádicas citas de artistas respetados y ventas ridículas. Una de aquellas reseñas me dejó tocado cuando recién había estrenado la mayoría de edad. Era “Crazy Rhythms”, el debut de The Feelies. Semana tras semana acudía a su caza a las cubetas de importación de Del Sur Discos, mítica tienda de Madrid (ya desaparecida). Fue una batida sin recompensa. En 1989 el disco ya estaba descatalogado y no volvió a aparecer hasta el nacimiento del CD. “Crazy Rhythms” fue el primer compacto que me compré. Aquella reseña había madurado en mi cabeza durante cinco años. No había tenido la posibilidad de escuchar ninguna canción del disco en aquel tiempo. El impacto fue brutal.

No conozco personalmente a Glenn Mercer ni a Bill Million, los dos guitarristas del grupo, pero me da la impresión que les cuadra el modelo de Ira Kaplan (Yo La Tengo), con el que ya me las he visto tres veces. Camisa a cuadros, vaqueros, una guitarra siempre entre los dedos, un bagaje musical envidiable que se alimenta tanto de la tierra como del pop europeo y un finísimo sentido del humor, no exento de mala leche. Además, son amigos. Gente de Nueva Jersey, del otro lado del río Hudson. “Crazy Rhythms”, publicado en 1980, es un estreno tan revelador como después lo serían “Murmur” (REM) o “Come On Pilgrim” (Pixies). Discos que democratizaron el rock americano. O al menos lo liberaron de la masculina tiranía del riff. El primer disco de los Feelies dotó al rock americano de una tensión más imaginativa y de una narrativa rítmica que poco tenía que ver con los rígidos cánones del estrofa-estribillo-estrofa. También nos enseñó a diferenciar entre la broma y el sentido del humor. “Crazy Rhythms” es un disco serio, incluso en su inteligente uso de la ironía. Pero también sabe ser simplemente divertido, como la canción que le da titulo o “Fa Ce La”. Otra como “Raised Eyebrows” parece abrir el camino a otros artistas del humor serio como They Might Be Giants. Siendo un grupo de referencia, es curioso que su myspace recoja menos de cien amigos. Entre ellos Sonic Youth, Oneida, Ana Da Silva (la que fuera vocalista de las Raincoats) y… ¡Grande-Marlaska!

La noticia es que The Feelies se reúnen en la primera semana de julio. No tocaban juntos desde 1991, año en que publicaron su último disco, “Time For A Witness”. Darán dos conciertos en el Maxwell’s (mítica sala de Hoboken, Nueva Jersey) y otra actuación en Nueva York abriendo para Sonic Youth, fans declarados de este grupo ganador con pinta de perdedor. Será el 4 de julio. Me temo que nadie se acordará de ellos en nuestra saturada parrilla de festivales veraniegos.