Si segundas partes nunca fueron buenas, pocas esperanzas existen que terceras lo sean. Desde aquel artículo en Rockdelux hace cuatro años han ocurrido bastantes cosas, sobre todo en el entorno de un grupo cuya leyenda empieza a engordar –con dos discográficas especulando- pero que anda cada vez más lejos de los preceptos que la han forjado.

Darla decide exprimir el filón publicando dos cds simultáneos con material inicial del grupo, mezclando demos con descartes y versiones. En “Chapter One: The Sandworm Cometh: Early Recordings” (Darla 2004), de estas últimas, muy reveladoras, podemos disfrutar de “White Rabbit” (Jefferson Airplane) y “Rocket Man” (Elton John), mientras “Chapter Two: Learning: Early Recordings” (Darla 2004) contiene “Take My Breath Away” (Berlin), “West End Girls” (Pet Shop Boys), “Dream A Little Dream Of Me” (Mama Cass Elliott) y “Tyrone” (Erykah Badu): una prueba de que, dentro del pecho de Jim James, late un corazón pop, y dato clave para entender la mutación de “Z” (ATO 2005).

Se supone que es el álbum de la consagración, como así indica la presencia del productor John Leckie. Un disco de rock con alma de pop muy desviado del espíritu de las canciones de Louisville. Los primeros instantes de falsete sobre funk lento –“Wordless Chorus”- no presagia buenos augurios, aunque la urgencia percusiva sobre arpegio de “It Beats 4 You” devuelve la melodía al primer plano. La melodía, el tesoro siempre buscado y encontrado en la hoja de ruta de la voz de James. Cuando ésta existe, nada se le resiste. Y sea sobre fondos rurales, tropicales –no dejan de aportar el temita reggae de rigor: “Off The Record”- o ritmillos de vals de feria –“Into The Woods”-, Jim tiene ese don único que trasciende –“Gideon”-, que contagia –“Anytime”- y que –“Knot Comes Loose”- enamora. Sin embargo, lo verdaderamente estremecedor se deja para la última canción, “Dondante”, un canto al amigo fallecido donde la voz, en un ejercicio de saltos sin red, consigue la interpretación más emocionante y desgarradora de su carrera.

La marca My Morning Jacket ya tiene la solvencia de los grandes y da brillo y esplendor a los trabajos de amiguetes como M.Ward, Bright Eyes y Bobby Bare Jr., pero ha entrado en una rueda industrial peligrosa, con el doble en directo de rigor “Okonokos” (ATO 2006) y más rescates del pasado como “At Dawn/Tennessee Fire Demos Package” (Darla 2007) para ganar tiempo. Y así llega “Evil Urges” (ATO 2008), dejando inicialmente al seguidor antiguo sin demasiados referentes para luego abrir la siempre atiborrada caja de sensibilidad de Jim James, más sutil y a la vez convencional que nunca, y dejarla trotar indómita esta vez del brazo del productor Joe Chiccarelli. Suscribiendo casi cada sílaba de la reseña publicada por Guillermo Z. Del Aguila en Rockdelux, tan solo añadir que existen detalles puntuales que molestan al principio –el falsete a la Prince en “Highly Suspicious” o las ráfagas de rock sureño plomizo como en “Remnants”-, pero después hacen incluso de oxigenantes del meollo central formado por “Sec Walkin”, “Two Halves”, “Librarian”, “Look At You” y “Aluminum Park”. Y que, si los nostálgicos de un sonido que perfiló nuestras personalidades hace diez años aún andan sollozando, pueden consolarse con los sonidos hoy convencionales de Band Of Horses y –sí, hicimos caso de un comentario en el post de Frightened Rabbit- Fleet Foxes.