Los australianos, por estar donde están, alejados en distancia geográficamente y cercanos a la cultura pop espiritualmente, se pueden permitir ciertas frivolidades en palos que en principio no les son afines. Se meten en fregados imposibles y, más inverosímil aún, salen del embrollo tan frescos. Siempre con una peculiaridad que raras veces se evita: todo lo que cocinan al final se filtra por la escurridora pop.

De modo que los fuertes aromas electrónicos de “In Ghost Colours” (Modular 2008), segundo álbum de Cut Copy –el primero se llamó “Bright Like Neon Love” (Modular 2004)- producido por Tim Goldsworthy del clan DFA, inicialmente muy directos, al final se ven barridos por la insidiosa brisa pop, con sus fragancias de canela y vainilla, que sopla en los mares cálidos.

Al igual que The Avalanches –“Unforgettable Season”-, la masa sonora impenetrable, ese magma de euforia mezcla de ritmo dicharachero –“Feel The Love”- y saturación instrumental, es disuelta –la guitarra deslizante de “Strangers In The Wind” permite mencionar a otro paisano al que se le va la mano añadiendo instrumentos maravillosamente, The Sleepy Jackson– por el antídoto más potente que existe, el que combina la melodía que se silba casi sin querer con el estribillo irresistible. Bajos sintetizados ochentenos flotantes –“Out There On The Ice”, “Nobody Lost, Nobody Found”- pasean en compañía variada –el saxo de “Hearts On Fire” podría haberse sacado de un episodio de “Starsky And Hutch”-, alumbrando ráfagas celebratorias exultantes –“Lights And Music” evoca a los Electronic más floridos- en un juego de espejos magistral. Entre el electro y el pop.

Cut Copy tocan el próximo 15 de agosto en el Ola Festival de El Ejido (Almería). El día anterior ofrecen un DJ set en Razzmatazz (Barcelona).