Otras voces: (declaraciones tomadas en el año 2002)

Carlos Tena: “En 1976 yo era miembro fijo de Radio Nacional de España. Un buen día me llaman de la Segunda Cadena de TVE proponiéndome un espacio musical con el equipo de trabajo ya formado y compuesto por Diego A. Manrique, Ángel Casas, Paco de la Fuente y Montxo Alpuente. Sólo me dijeron que era una cosa nueva en televisión, que se llamaría ‘Popgrama’ y que lo iba a dirigir un trabajador de TVE que no tenía mucha idea de música.”
“Todos habíamos estado sometidos a todo tipo de prohibiciones hasta 1975 y lo único que esperábamos que nos trajera la democracia es un talante más abierto, como realmente ocurrió durante la dirección de Eduardo García Matilla, que convirtió a Radio Nacional de España en un auténtico emporio de libertad y la imprimió un fuerte carácter. Curiosamente, siento con la llegada del PSOE, en 1982, la sombra de una censura sibilina. Los lavados de gente inmunda, las deserciones de otras personas que preveían que con la victoria del PSOE tendrían que hacer las maletas o el ostracismo al que se sometió a muchos profesionales válidos dentro de RTVE era algo propio de las S.S. y no de una fuerza democrática. Todo esto me sirvió para desarrollar ciertas técnicas de supervivencia.”

Patricia Godes: “Yo era una gran admiradora de Paloma cuando dirigía ‘Trazos’ e ‘Imágenes’. Eran programas modélicos y ella personalmente me parecía bestial; tenía un lenguaje distinto que estaba rompiendo con el cliché de la típica presentadora de televisión. Simplemente, porque se veía que sabía perfectamente de lo que hablaba. Para mí, era “la progre”. Mi padre era muy aficionado al arte contemporáneo y veía “Trazos” todas las semanas. Yo terminé enganchándome porque me fascinaba cómo era ella y el rigor con el que hablaba. Recuerdo que llevaba los pelos fritos y, sobre todo, me impactó que presentase los reportajes fumando. Nunca entendí como se lo permitían, pero no porque me parezca mal, sino porque la censura todavía seguía viva. Años más tarde me enteré que algunas imágenes se rodaron en su propia casa, algo que no tenía nada que ver con el lenguaje televisivo que conocíamos. ‘Imágenes’ era aún mejor. Empezó a meter contenidos musicales, aunque de manera esporádica, e incluso recuerdo que en un programa a finales de año llevó a una bruja para que adivinara el futuro del arte. Entonces, aquello era inconcebible en un espacio dedicado a algo tan “respetable” y “serio” como debía ser el arte para los dirigentes de televisión. Creo que fue un acierto tremendo que Paloma le diera cierto aire de espectáculo a la cultura. Además, no hay que olvidar que ella fue la primera en sacar por televisión a uno de los grupos protagonistas de la incipiente movida, Radio Futura, cuando aún no tenían ni casa de discos. Por todos estos aspectos, ‘Imágenes’ me parecía magistral. Recuerdo que me entusiasmó el especial que elaboró sobre la pintora Maruja Mallo y creo que el haber sido espectadora de ‘Imágenes’ me hizo muy fácil la relación con la gente de la movida cuando llegué a Madrid para estudiar.”

Rafa Cervera: “Había visto alguno de los programas de Paloma Chamorro casi por casualidad, como quien ve un reportaje de National Geographic; nunca los sigues, pero cuando un día enciendes la televisión y lo están dando no te despegas de la pantalla hasta que acaba. Y aquella carátula del programa… era un gato que iba andando por un laberinto y a mí me parecía un homenaje a la película inspirada en el relato de Nelson Algren, “Walk On The Wild Side”. Era una película de los años 50 o 60, en blanco y negro, y toda la entrada con los créditos tenía mucho en común con la cabecera de ‘Imágenes’. Absorbido como estaba yo por entonces por Lou Reed, acudí a ver la película por la clara conexión y me quedé marcado. Luego, por casualidad, me topé con ‘Imágenes’ y todo me vino a la cabeza. Fue una feliz presentación.”