Parecía una decisión premeditada sacar en tu primer programa a Kaka De Luxe. ¿Se trataba de apuntar el origen de la nueva ola madrileña?
“La verdad es que llevaba varios años con la idea de hacer un especial sobre Kaka de Luxe, que no pude sacar hasta entonces porque no tenía el formato de programa adecuado. De hecho, en 1980 ya tenía pensado hacerlo en dos partes. Además de reunirles y entrevistarles, quería grabar una serie de reportajes en El Rastro que relataran toda la historia de Kaka de Luxe. La idea era citar a todos los componentes allí y grabarles mientras una voz en off relataba como se formó el grupo. Así que eso es lo que hice. Les cité un domingo por la mañana, con tan mala suerte que la noche anterior nos dieron la noticia de la muerte de Eduardo Benavente.”

Sería todo un shock.

“No te lo puedes ni imaginar, pero aún así queríamos hacerlo. Olvido y yo llegamos un poco tarde a la cita, conmocionadas como estábamos. Cuando llegamos al punto de reunión no había nadie. Resulta que El Zurdo había llegado puntual a la cita y allí se encontró con el realizador y el cámara. Sin darnos un tiempo de cortesía, cogió al realizador y le contó su versión de Kaka de Luxe. El realizador, que era un poco bobo, siguió sus instrucciones y le dijo al cámara que grabara lo que El Zurdo le iba diciendo. Y mientras nosotras esperábamos a que aparecieran, llegan unos punkis desalmados, arramblan con la peluca de Olvido y salen corriendo con el trofeo y la bolsa de pegamento enchufada a la nariz. Así que no sólo le estaban robando la peluca a mi amiga, sino que me estaban fastidiando el rodaje; y no había mucho tiempo, porque era domingo y comenzábamos a emitir el martes. ¿Mi reacción? Salgo corriendo detrás de ellos, se giran, me ven, creen que mi pelo también es una peluca y empiezan a tirar de ella. Después del mal trago, cuando vuelvo con Olvido ya había aparecido El Zurdo con la grabación. Aquello era un desastre: el cámara había perseguido a El Zurdo durante media hora por El Rastro; sólo se veía su espalda. No pude salvar prácticamente nada de aquella mañana de trabajo. Fue ahí cuando empecé a darme cuenta de los problemas que me iba a traer mi especial sobre Kaka de Luxe.”

¿Eran buenas tus relaciones con El Zurdo?
“Siempre fueron buenas, pero un buen día empezó a soltar pestes de mí, cuando hasta entonces siempre que podía me echaba piropos. No sé en que le pude ofender. No sé si fue debido a que su nuevo grupo, La Mode, no lo volví a traer a La Edad de Oro, como hice con otros grupos. Había muchos problemas de celos. El batería quería traer al programa a su grupo, Paco Trinidad también quería ir a La Edad de Oro con un grupo suyo,… pero eso no era lo que yo pretendía.”

Y con Carlos Berlanga, ¿cómo fue tu relación?

“Te puedo decir que fue el amigo más problemático con el que he trabajado, pero también porque es el que más me ha importado. Me dolió mucho no haber hecho todo lo que quería hacer con él porque tenía muchos planes para Dinarama. Era muy difícil trabajar con él. Cuando estábamos preparando el especial de Dinarama, concertábamos una reunión para planificarlo entre todos. Entonces, me encontraba un día con Carlos y me decía que estaba muy ilusionado con la idea porque quería meter un piano de cola en la actuación. Le dije que no había ningún problema, siempre que acudiera a la reunión y una vez allí pidiera el piano, que yo le apoyaría en la idea. Pero, como era habitual, ni siquiera apareció. Esa indisciplina de Carlos dificultó mucho mis proyectos para el programa de Dinarama.”

Hablemos de otro de los componentes, Enrique Sierra, entonces en Radio Futura.
“Mis relaciones con Radio Futura nunca fueron lo suficientemente fluidas para que el grupo tuviera un especial en La Edad de Oro. Siempre quise que vinieran. Cada vez que me los encontraba hablábamos de los miles de planes que teníamos para trabajar juntos, incluso tenía pensado que La Edad de Oro les produjera un video, pero nunca llegamos a un acuerdo y aún no sé las razones por las que no cuajaron las negociaciones con su representante, que era Paz Tejedor.”