El 16 de octubre de 1984 La Edad de Oro dedicaba su emisión al grupo británico Psychic TV, al director de cine y realizador de video-clips Derek Jarman y al artista trasgresor (cualquier presentación se queda corta) Jordi Valls. Ese mismo día, el diario ABC anunciaba la noticia: “El productor de La Edad de Oro se niega a grabar un programa, ya que en una de las intervenciones musicales previstas en el mismo se hace una parodia religiosa con desnudos y utilizando videos del Papa. El productor Carlos Rapallo se lo comunicó a Paloma Chamorro, que comprendió esta actitud.” Así recordaba el asunto la directora y presentadora:

“Aquella historia empezó algunos días antes. Era norma de La Edad de Oro convocar una reunión varios días antes de la emisión con los asesores, el realizador, los técnicos de sonido y demás personal técnico para preparar el programa, ya que cada uno era diferente, cada grupo era un mundo y la emisión en directo obligaba muchas veces a improvisar, lo que precisaba una conjunción de esfuerzos en un mismo sentido que los programas grabados no requieren, pues se pueden hacer varias tomas. El productor no solía presentarse en estas reuniones preparatorias, pero en aquella ocasión hizo acto de presencia. Según me recordó, pertenecíamos a la misma pandilla que yo tenía de pequeña en Los Molinos (localidad de la sierra madrileña), pero ni me acordaba de él. El caso es que cuando se enteró que venían al programa Psychic TV, cuyo discurso de aquel momento se centraba en el enfrentamiento con las religiones establecidas, no le hizo mucha gracia y se presentó en la reunión para ver si se enteraba de algo.”

¿Y qué pasó en la reunión?
“Nada más llegar expuso todo aquello con lo que no estaba de acuerdo. Y parece ser que lo que no le gustó a este señor es que apareciera el Papa en uno de los videos del grupo, cuando lo curioso es que ni siquiera había visto el video-clip. Había oído truenos y no sabía dónde. Hasta entonces este señor no se había interesado lo más mínimo por los contenidos de La Edad de Oro (se habían emitido ya treinta y cuatro programas) ni había asistido a ninguna reunión. Recuerdo que dijo: ‘yo, aunque soy ateo, no me parece bien que vengan unos ingleses a burlarse del Papa; ¿a qué no se meten con la Reina de Inglaterra?’”.

Nada más desafortunado pensar que a Genesis P-Orridge (líder del grupo) le temblaría la voz con la monarquía inglesa. ¿Cómo le toreaste?
“Le dije que aquellas imágenes formaban parte de un video que tenía preparado por si el programa duraba menos de lo previsto, por los imperativos del directo. Que era parte de un bloque opcional, lo que se llamaba segundo o tercer bis, que se emitía o no según se desarrollara el programa, aunque era casi imposible que se tuviera que hacer uso de él porque el programa iba muy cargado de contenidos y no había tiempo material. Entonces, Rapallo me dijo que si le daba la palabra de que no salían las imágenes del Papa él no tenía ningún problema de que se emitiera el programa, pero que de lo contrario se vería obligado a presentarme una cláusula de conciencia.”

¿Y qué cambió para que decidiera emitir un comunicado negándose a hacer el programa?
“Supongo que al día siguiente debió acudir al sindicato de televisión (APLI) y allí le obligaron a no hacerlo. Me comunicó que se retiraba y a mí me pareció perfecto, en parte porque así le demostrábamos que no necesitábamos ningún productor para sacar adelante el programa. Pero la cosa no quedó ahí. El APLI puso a trabajar a sus abogados, instándoles a que recogieran pruebas suficientes de la emisión en directo para poder querellarse contra el programa.