Veinticuatro años después y se sigue hablando de la célebre aparición de Genesis P-Orridge en nuestra televisión pública. Con la excusa de su próxima visita a nuestro país para presentar el nuevo disco de Psychic TV (día 3 de diciembre en Barcelona y 4 en Madrid), me aventuré a entrevistar hace unas semanas a un mito de juventud y a un encanto de persona en la actualidad. Una conversación telefónica Brooklyn-Madrid de casi dos horas que resumo en unas capsulitas y que han servido de soporte para la pieza que se publica hoy viernes en EP3, el suplemento del diario El País.

“Mr. Alien Brain & The Skinwalkers”: nuevo disco de Psychic TV/PTV3)
“Creo que es el disco de toda mi carrera como músico en el que más me he involucrado. Es un disco muy minimal para lo que venía haciendo. Hace unos meses nos llamaron de una radio de Philadelphia para tocar allí en directo, como homenaje a Lady Jaye (compañera de Genesis durante catorce años y fallecida en otoño de 2007). Eso me dio una idea para el nuevo disco. ¿Por qué no hacer un trabajo conceptual, un disco-celebración de Lady Jaye? Y eso es lo que es. La pureza de los sonidos y los sentimientos que desprenden están por encima de todo. Al final del disco hay una canción, (“I Love You, I Know”) que me gustaría destacar. Mi amigo Bryin Dall, que ya estuvo conmigo en el proyecto Thee Majesty, me enseñó unas grabaciones de voz que habían aparecido de Lady Jaye. En ellas se escucha un susurro confidente: “te quiero, te quiero, te quiero.” Cuando me lo contó me pareció un acto mágico. Así que en la canción que cierra el disco sampleamos su voz seguida de la mía, diciendo: “lo sé, lo sé, lo sé.”

El alumbramiento
Psychic TV surgió en 1981 con la idea de hacer pop psicodélico. Después de liquidar Throbbing Gristle y el sello Industrial Records fue muy frustrante comprobar los derroteros por los que tiró la música industrial. Esta amargura me llevo a refugiarme en la psicodelia, que desprendía color, alegría y, sobre todo, suponía una auténtica celebración de la vida. Quería una banda psicodélica, aunque en su trayectoria posterior hubo más oscuros que claros. ¿Qué es la psicodelia para mí? Los estímulos externos que abren de par en par la mente. Nuestro nuevo disco es psicodelia cien por cien. También pop. Sólo hay que escuchar esa remezcla que ha hecho Michael Gira de “NY Story”.”

La responsabilidad
“Claro que recuerdo mi visita a La Edad de Oro. Sí, todavía mantengo viva esa energía para subirme al escenario y querer follarme a la gente, como dije. Utilicé el verbo to fuck como acción que se desprende del poder de comunicación. No hay palabras para definir lo que siento cada vez que actúo y compruebo el respeto y la atención de la gente. Sé que he llevado una vida al margen de los convencionalismos sociales y soy muy consciente de que tengo que ser muy cuidadoso para no ser malinterpretado. Cuando estaba en Throbbing Gristle no queríamos fabricar borregos. Ahora no quiero que mi público se vuelva descerebrado.”

El enemigo en el siglo XXI
“Siguen pasando los años y la religión sigue estando en la vanguardia del frente contrario. Hace veinte años imponía unos valores represivos y ahora resurge fomentando la paranoia entre las grandes potencias mundiales. Una paranoia a la que no ayuda nada el auge de las comunicaciones virtuales. Al dominio de la televisión de décadas anteriores se ha unido el ipod, Internet, la pornografía en la web… vínculos comunicativos muy poco físicos y menos intelectuales.”

El proceso pandrogínico
“Siempre he desconfiado de los conceptos establecidos. Si tenemos el poder para crear unos nuevos, ¿por qué no lo hacemos? Después de unos años de relación con Lady Jaye le comenté mi idea: crearnos un físico a mitad de camino de los dos. Ella se operaría para acercarse a mis rasgos faciales y yo me implantaría tetas y recompondría mi cuerpo para ser más ella. Crearíamos un género nuevo a los ojos de la gente, aunque lo que realmente se desarrolla con ello es el plano espiritual. Saberte capaz, como ser humano, de controlar con independencia tu propia existencia. Nunca tuve miedo de llevarlo a cabo. El miedo nunca ha existido para mí. Para Lady Jaye tampoco.”

La reunión de Throbbing Gristle
“Iré por partes. Cuando surgió la posibilidad desconfié, porque cada uno llevaba desde hacía muchos años un camino muy consolidado (Chris Carter y Cosey Fanni Tutti como Chris & Cosey, y Peter Christopherson con Coil) y alejado de las premisas ruidosas y provocadoras que nos hicieron montar Throbbing Gristle. Pero tras los primeros directos de la reunión me sentí gratamente sorprendido. Después de tanto tiempo alejados todavía teníamos cierta complicidad para fabricar las improvisaciones en el escenario. Había feeling. Pero en los últimos conciertos que dimos, en París y Barcelona (dentro del Primavera Sound 2008), me di cuenta de que no estaba disfrutando. Que ya no quería seguir manteniendo con vida a un grupo cuyos valores estaban fundamentados en la negatividad y la destrucción, algo por otra parte muy adecuado para aquella época (1975-80). Throbbing Gristle tenían mala hostia, pero Genesis P-Orridge ya no sabe lo que es eso.”