Primera parte (octubre 2008).
Pasan las horas, los días y los años, y, cual viuda de mal ver, sigo echando de menos lo que se fue para no volver. Como Grandaddy. Gracias a un chivatazo que recibí en Bangkok en julio de un mochilero llamado Ryan Michael Jones de Modesto, California, quien según dice también anda grabando un disco –joder con los de Modesto-, sé que Jason Lytle está semiretirado en un estado de los fríos –creo que Montana- sin intención de retomar un contacto firme con la industria discográfica, aunque un vistazo a su página myspace en octubre pasado insinúa la publicación de un álbum para enero. De no ser cierto el dato, seguiremos paliando la nostalgia cada vez que se publiquen pequeñas muestras de su influencia. En el caso que nos ocupa es la reedición de un disco del 2004, “Snow Tires” (Hidden Agenda- Parasol 2008), a cargo de Unbunny (nadie es perfecto: de haberlos conocido en su día hubiesen encajado perfectamente, al igual que lo harían All Smiles o Electric President, en la lista de secuelas de Grandaddy).

Solo son 27 minutos, pero sin ninguno a desperdiciar, ni siquiera los 20 primeros segundos con la guitarra esbozando acordes parecidos a “Man Of The World” de Fleetwood Mac. Canciones aletargadas, ancladas en unas melodías eternas, sin prisas, con un tono confidencial en la recámara que, cuando funciona –“Nightwalking”, “FM”, la canción “Snow Tires”-, le debe más de un guiño a Sparklehorse y a herederos de voz susurrada como Iron & Wine. Nueve botellas, cosecha 2004, procedentes de barrica noble selecta, para descorchar en estos momentos especiales en que recordamos a nuestros ancestros. Herencia del Abuelo. Un diez.

Segunda parte (noviembre 2008).
A medida que escucho el álbum crece mi interés por el grupo, y con él las pesquisas. Su miembro más destacado, Jarid Del Deo, lleva con este proyecto más de diez años. Casualmente Hidden Agenda, vista la buena acogida de la reedición, ha recopilado una selección de temas antiguos –algunos pertenecientes a sus cuatro álbumes anteriores- y, bajo el título de “Sensorial Underload” (Uncertain Trks 1996-2008)”, lo acaba de publicar. Muchas composiciones cortas –“We´re All Gonna Die”, a veces meros esbozos –“Emily” aún mantiene el lastre country folk- que responden perfectamente al mismo patrón de juventud que Grandaddy y Sparklehorse: más impetuosos y eléctricos cuanto más antiguos; y más perezosos y bien arreglados a medida que maduran. A destacar también la inventiva en algunos textos: en “X” afirman escuchar a Brian Eno, mientras “Viva La White Bread” es pura filosofía juvenil (`yo podría gobernar esta ciudad/ si pudiese levantarme de la cama´). Un disco que cumple bien su función de familiarizarnos con la genealogía de la banda, aunque lógicamente sin la cohesión de “Snow Tires”.