“El hombre toma una parte de sí mismo y la convierte en la única. Cogemos una pequeña fracción de nosotros y la convertimos en la única posible, sin darnos cuenta que es solo una minúscula parte del retrato y deberíamos explorar lo que abarca el resto del encuadre. Insistimos en crear desde una perspectiva única y, cuando agotamos el discurso, nos sentimos incapaces y vacíos, como si no tuviéramos ya nada que aportar”.

Son reflexiones colgadas en la página de Marc Bianchi, el único miembro de Her Space Holiday; consejos de una amiga que recibió en una playa. Y le sirven de pretexto para un cambio de sonido. Aún recuerdo aquel mes de septiembre –¿o era octubre?- del 2000, cuando en un mismo día compré dos discos para mí importantísimos que sirvieron para reordenar mi perspectiva pop de la nueva psicodelia mezclada con la electrónica: “The Kingsbury Manx” (ídem) y “Home Is Where You Hang Yourself” (¡magnífico título!), el tercero de Her Space Holiday. La indietrónica de Bianchi jugueteaba con las composiciones con el mismo acierto pop –sí, el mismo que propuso The Velvet Underground con la electricidad en sus temas más suaves- que años atrás hiciera Kurt Ralske en Ultra Vivid Scene.

El giro de timón de “Xoxo, Panda And The New Kid Revival” (Mush 2008) se debe al agotamiento del autor repitiendo la misma fórmula –bueno, hubo un tiempo que dejó el casio para abigarrar más el sonido al estilo Pet Shop Boys-, sabiendo al mismo tiempo que sus composiciones han sido siempre tan accesibles que podrían sonar igual de bien en formato cantautor. Y así lo ha dispuesto. Guitarra acústica, rasgueo de fiesta excursionista alrededor de la fogata, palmas, percusión sencilla, teclados naturales y kilos de celebración. La canción puente –fantástica “The New Kid Revival”- sirve para abrir el álbum, pero a partir de allí todas son más de andar por casa. “The Truth Hurts So This Should Be Painless” podría venir interpretada por un `one man band´ o por grupos de folk de pub tipo McGuinness Flint. Cuesta encontrar una melodía más simple –en Internet me hizo gracia leer que estas canciones, si las publicase Jens Lekman, serían abrazadas por la modernidad- que la de “The Boys And Girls”. Y la tonada eterna de “The World Will Deem Us Dangerous” está pillada de la canción de Golden Smog que más me gusta (“He´s A Dick” ). Marc Bianchi, distinto pero en el fondo igual. Igual de bueno.