Otras voces:

Patricia Godes: “Recuerdo la actuación de Alan Vega como una de las mejores. Era una mezcla de spoken word con música pre-grabada y al mismo tiempo pasaban unas imágenes de sus exposiciones, muy abstractas y muy basura, entre las que se veían cruces invertidas. Se comentó mucho este detalle.”

Rafa Cervera: “A raíz del programa dedicado a John Cale fue cuando me di cuenta de que a Paloma se le tenía que erigir un monumento. Para la ocasión habían comprado los derechos de una película que verla en aquella época era un milagro: “Andy Warhol’s Exploding Plastic Inevitable”, de Ronald Nameth (un corto de 22 minutos rodado en 1966). Recuerdo que yo les ayudé dándoles direcciones; a través de ellas llegaron hasta él y pudieron comprarle la película. La idea de la cinta era reflejar lo que era un E.P.I. (espectáculos multimedia que montaba Warhol, con música, bailes, juegos de luces, etc., todo en plan psicodélico), con música de The Velvet Underground y de Nico, aunque a ellos no se les ve nítidamente. Lou Reed no actuó porque estaba en el hospital con hepatitis y Nico se había marchado a Ibiza. El caso es que Paloma compró la película con la idea de ponerla como fondo del concierto de John Cale, pero él dijo que ni hablar. Esa fue la primera que montó. Sabiendo todo lo que había costado conseguirla y la ilusión que había detrás de aquello se negó rotundamente a que se proyectara. Recuerdo que nos pusieron la película en la oficina a Ignacio Juliá y a mí, que acudíamos al programa para dar nuestra opinión.”

“Coincidió con la época cocainómana de John Cale. A Paloma la recuerdo muy nerviosa y enfadada durante el programa, pero no era para menos. John Cale ladraba a la gente; para mí era un ídolo y a los diez minutos ya no quería volver a verle. Tenía muy mal humor y muy mala educación. Recuerdo a Ignacio y a mí por el plató y aparecer John Cale que se dirigía al camerino; entonces le llamamos y nos dio un portazo en las narices con muy mala intención. Pero sucedió algo más grave. Justo antes de empezar su actuación empezó a gritar a Paloma desde el escenario increpándole: “Paloma, ¡que quiero que me pagues! ¿dónde está mi dinero?”. Una serie de barbaridades que no venían a cuento.”

“En aquel programa conocí personalmente a Oriol Llopis, a quien había leído mucho en Star, Vibraciones y Disco Express, pero no tenía el gusto de conocer. Recuerdo que nos peinaron juntos. Yo salí con el pelo cardado de color naranja. Oriol era muy simpático y creo que por aquella época corría el rumor que era novio de Paloma. En la entrevista el aplomo que tengo es culpa enteramente de las anfetaminas. Antes de que Paloma me entrevistara acudí al cuarto de baño, machaqué una anfetamina y me metí dos rayas, pero como llevaba las gafas no se me notaba tanto como a John Cale. Cuando acabó el programa nos fuimos Ignacio y yo con Paloma y más gente a una discoteca de Chueca en la que estaban Tino Casal y Fabio McNamara. Me hizo mucha gracia porque Fabio, que iba totalmente ciego y con un turbante muy mal puesto le pidió a Paloma cien pesetas para ir a una sauna. Recuerdo el comentario de Ignacio, escandalizado: “¡Una sauna que vale cien pesetas! ¡Vete a saber lo que cogerán allí!”.”