Me ha cogido por sorpresa lo que acaba de publicar Justin Vernon con Volcano Choir después de Bon Iver. Aunque lo tuviese en máquinas desde hace cuatro años –proyecto junto a un grupo llamado Collections Of Colonies Of Bees-, no pensaba –tal vez debería haberlo hecho si hubiese analizado en profundidad las aspiraciones de “For Emma, Forever Ago”– que pudiera alejarse aparentemente tanto de los postulados roots sin perder un ápice de su atractivo acústico. Pero sobre todo estoy impresionado con la canción “Island, Is” y la utilización de la música repetitiva en este contexto. Sí, ya sé que hace cuatro años Animal Collective eran maestros en ello –aunque con un talante más friki- y en este aspecto no se descubren principios absolutamente nuevos. Ocurre sin embargo que Volcano Choir superponen los instrumentos siguiendo el eslabón ideal de una canción pop. Le van añadiendo capas con los coros prestos para remarcar los versos precisos, edificando una escalera de caracol para ir trepando hacia una luz que solo puede vislumbrarse al terminar la canción. Una combinación más entre americana y electrónica –algo me recuerda el impacto del álbum “From Here We Go Sublime” de The Field hace un par de años- aunando fuerzas entre dos estilos muy necesitados de relacionarse si quieren sobrevivir.