Murió sin haber cumplido los treinta años. En su casa de Memphis. Mientras dormía. Parece que estaba involucrado en un disco de homenaje a Chris Knox, mito neozelandés del que pronto tendremos noticias por aquí. La racha no para.