Lo primero que me viene a la cabeza escuchando “Out Into The Snow” (Team Love 2009), de Simon Joyner, es el nombre de Bob Neuwirth, personaje de filiación country –salido de la Rolling Thunder Revue de Bob Dylan– que se atrevió con aventuras de mayor calado, como el disco “Last Day On Earth” a medias con John Cale. De hecho alguna canción del disco de Joyner juega con orquestación similar. Comparte con Neuwirth más afinidades. Una narrativa sosegada y alargada, capaz de estirar historias hasta los nueve minutos sin inmutarse (y sin cansar). Álbumes como los de antes, como libros, y canciones como capítulos. Tal que el padrino Dylan, o Cohen. Con el relajo de los grandes cantautores tejanos renovadores del country hace 35 años, algunos semidesconocidos (Butch Hancock, Terry Allen). Sirviéndose de la guitarra pero con la carta escondida del piano. Y con esas cuerdas de temblor ondulante patentadas en “Astral Weeks”.

Simon Joyner lleva casi dos décadas publicando álbumes, poco menos de uno por año. Desde trabajos menores en su propio sello (Sing, Eunuchs) a ensayos a través de canales más establecidos (Jagjaguwar). Sin apenas repercusión, desgraciadamente. Y ni siquiera echándole capotes desde su residencia actual de Omaha seguidores como Conor Oberst –diciendo que ni Bright Eyes ni su entorno hubiesen llegado tan lejos de no haber existido la música de Simon, como lo prueban los agradecimientos en los créditos: thanks to Conor, Nate, Mike and Matt, supongo que a Oberst, Walcott, Mogis y Maginn– consigue el hombre una resonancia de mayor alcance que la regional.

A propósito, en un video colgado en Internet, Simon hace una versión de, según él, la mejor canción del mejor álbum de Leonard Cohen: “Don´t Go Home With Your Hard-On”.