Siempre he pensado que los discos más transgresores surgen desde una aparente guarida mainstream: se aprovechan de chifladuras trasnochadas de otros más aventureros, pero a la vez se atreven a incorporarlas a un contexto digerible para el gran público. Debido a ello tal vez tardemos –mejor preciso: tarde yo- meses en apreciar la verdadera importancia de algunos discos, como por ejemplo “Seek Magic” (Something In Construction 2009) de Memory Tapes, nombre tras el que se esconde un alquimista de Philadelphia emigrado a Brooklyn llamado Dayve Hawk que ya operaba en el submundo de los remixes como Memory Cassette y Weird Tapes. Lleva en la calle desde finales del verano pasado pero no es hasta ahora, con la llegada del buen tiempo y precediendo la aparición del nuevo álbum de The Radio Dept, cuando su perfume seduce embriagador.

A buen seguro que la languidez del arranque con “Swimming Field” evocará a muchos las dulces y tibias sensaciones de ésta y otras bandas suecas –Air france-, y que ellos percibirán atónitos en el final de “Bycicle” los estímulos que ya ni recordaban en su máxima expresión de los mejores New Order, así como la tristeza del piano de “Green Knight”. Hawk monta un andamiaje de dos niveles: los aires retro pulsados por Empire Of The Sun, mezclados con segundas partes que disparan la composición hacia territorios distintos. Así, en “Stop Talking” el discurso tipo Daft Punk de “One More Time” queda finalmente eclipsado por un orgasmo de synth pop sublime con pátina Pet Shop Boys; “Plain Material”, tras arrancar con guitarras a lo My Bloody Valentine, evoluciona cual sueño galáctico –se pega el concepto `a beautiful dream´– sorteando gominolas; y “Run Out” es el típico epílogo instrumental para quedarse flotando entre nubes mientras dure la eternidad. Porque se está mejor que aquí abajo.