Ahora que las miradas escudriñan con lupa los ochenta hurgando incluso más allá del catálogo Postcard, con reediciones como las de Fire Engines, sería tan instructivo no dejar de lado el puñado de perdedores que quedaron en la cuneta como los que lucharon para sacarse de encima tan humillante calificativo. David Henderson, una vez disueltas las Máquinas Del Fuego y abducido por las tendencias diversas de la primera mitad de aquella década –sobretodo las que buscaban en el pop británico con aderezo negro-, formó Win con otro compañero de banda, Russell Burn, más el bajista Ian Stoddart.

Win perdieron más tiempo en el trajín extramusical que en la parte creativa, de hecho durante años buscaron el contrato soñado –querían estar en ZTT para tener a Paul Morley de jefe y a Trevor Horn de productor- sin conseguirlo, hasta que finalmente se embarcaron en la aventura de Alan Horne –equivalente a lo ocurrido años después con Alan McGee, Creation y Poptones- con Swamplands –tras desmontar Postcard- con capital de London.

De allí que las esperanzas depositadas en “…Uh! Tears Baby” –por parte del grupo, Alan, prensa, etc- no se vieran recompensadas por las ventas: sencillamente habían puesto el listón a una altura inalcanzable. Quizás peque el álbum de una falsa intrascendencia, sonando a diversión y hedonismo de una manera premeditada, sin dejarse llevar. El tipo de influencia negra propuesta por ABC con el trote de Thompson Twins, acompañada de coros sensuales afeminados en primer plano tipo T.Rex, y algunos esputos de guitarra eléctrica tal que el entonces reinante Prince, hasta dar con estribillos de singalong borracho –en fiestas privadas en habitaciones de neón con final entre sábanas de satén- que después solo he escuchado, con el mismo zumbido orgiástico, en propuestas como The Go! Team. Divinas “Super Popoid Groove”, “Shampoo Tears”, la entonces popular –debido a un spot- “You´ve Got The Power”, y “Hollywood Baby Too”.

Tras un segundo trabajo tan parecido en sonido como en ventas bajas, Henderson se rinde a la evidencia cambiando nuevamente de tercio y retornando a territorios más propicios al indie como The Nectarine No 9. Actualmente se le puede encontrar en The Sexual Objects (¡¡con gente de Boards Of Canada implicada en la producción!!).