Las especializaciones y los masters se han impuesto claramente a los Da Vinci en las últimas décadas. Si usted sabe hacer bien algo, profundice en su especialidad y sea el mejor, aunque al llegar a casa no sepa cambiar una bombilla. El método ganándole la partida a la inspiración, la orfebrería al arte. En música sin embargo –al menos en los sectores musicales con aspiraciones artísticas- se ha alentado la creatividad y la innovación: no se arredre ante los cambios ni se conforme con aplicar la fórmula, sea valiente. También existe un camino intermedio llamado evolución.

Desde un principio sabíamos ya, por poco que hubiésemos analizado las cualidades de un debut mirando atrás con descaro, que este camino intermedio era a lo máximo que podían aspirar The Pains Of Being Pure At Heart, sobretodo viendo que puntuó cual triple salto mortal ese pequeño paso que fue virar el referente de My Bloody Valentine a Saint Etienne en el EP “Higher Than The Stars”. Ateniéndonos a esta perspectiva, “Belong” (PIAS 2011) incluso supone desandar el cacareado paso para volver a lo que dominan: pop de libro. Más My Bloody Valentine o más dream pop. Empiezan por los primeros con una ráfaga electrizante a los pocos instantes de arrancar “Belong”, para decantarse por los segundos –“Anne With An E” es puro Sarah records, “Strange” cierra tocando fibra- a partir de la mitad del álbum.

Poco destacable comparando el primero y éste. Se han pulido las formas sin anestesiar la melodía, perdiendo por el camino algo de espontaneidad. Y quizás a ratos pisan la delgada línea que separa lo recomendable de lo repudiable –“Even In Dreams”, aunque el estribillo se descargue aceptablemente, tienen un trote predecible indigno de ellos, y “Girl Of 1000 Dreams” bulle demasiado teen pop– pero globalmente siguen defendiendo su estilo con brillantez. No todos pueden proclamar `everybody is lovely and young´ –“My Terrible Friend”– con el mismo derecho, ni parir –aunque sea demasiado parecido en sus notas a “Stay Slive”– estribillos como los de “Too Tough”. Por ello, porque en su terreno The Pains Of being Pure At Heart son los mejores incluso tomados cual píldora eficaz para añoranzas de pelajes distintos, es justo recomendar “Belong” y sus acordes benditos. Dreams are coming true. Truly, the best dream pop.