Lo primero que sobreviene al escuchar “Everyone I Ever Met” (Counter 2011) de Spokes, contemplando su portada brumosa, es la magnificencia del bosque canadiense. Ese violín que en “3 4 5” arranca suave para empujar con los coros colaría como Arcade Fire. Pero como nada está obligado a ser lo que parece, la extrañeza al enterarnos que el pasaporte de Spokes es británico no debería pasar de lo anecdótico. ¿Por qué extrañarnos? ¿Porque desprenden esa pasión por la vida que se ha perdido en buena parte de la música de Inglaterra? ¿Porque van todos a una, codo con codo, a por el meollo del tema? ¿Porque solo somos capaces de percibir la ternura si viene de países cercanos al ártico (o de países oceánicos con menores promedios de corrupción)?

Es “Everyone I Ever Met” un álbum bellísimo. Visto desde cualquier ángulo. Canciones largas, con un punto de post-rock sinfónico que no empalaga, fluyendo cual meandro invernal para contrastar con el paisaje de nieve. No tienen reparos en ponerse rústicos y acústicos –“Sun It Never Comes”– pero cuando despliegan el arsenal es al pasar del trote al galope; al incrementar la intensidad (¿y si Mogwai un día se despertasen con el don pop de Arcade Fire?). Esbozan su operatividad en “Everyone I Ever Met” pero donde explotan es en el combinado de guitarra deslizante, voces, piano y violín de “Give It Up To The Night”: como un séquito de almas que velan por la tuya; como el bálsamo sobre la quemadura; como un beso joven sobre la arruga. Y una vez ya en la cúspide, toma el relevo la extática “Peace Racket” para llegar al punto sin retorno. Ya no importa si las cinco canciones restantes son superiores o no, ni si el último tercio del álbum contiene guiños a High Llamas. Estás abducido irremisiblemente. Y asentirás –sí quiero: más- para siempre, en la tristeza o en la felicidad, en los buenos y en los malos tiempos, aquí o en el más allá, poniendo los dedos en el panal sin dejarte intimidar por el zumbido colectivo amenazador de la colmena, acercando a tu boca la miel preciada. ¿Demasiado dulces Spokes? Prueben. Y prueben resistirse.