¿Se han fijado en la cantidad de licántropos que actualmente merodean por los pastos musicales? Patricio, desfile, ojos, madre, gente, prensa y –en este caso- cuadrilla. ¡Qué lejos quedan ya los tiempos de Mozart, del blues del Lobo Aullador, del Lobo Estepario de “Born To Be Wild”, del Lobo a secas de “Me And You And A Dog Named Boo”, de Pedro Lobo de The J.Geils Band o de Los Lobos hispanos.

Del área londinense procede Max McElligott, y despunta esbelto cual don juan neorromántico, con camisa pulida y pelo de diseño, enarbolando un flequillo que para sí querría Martin Fry. De hecho, en Wolf Gang se trabajan concienzudamente los arreglos de pop orquestado característicos de ABC, casi suntuosos, con el punto estelar añadido de un gran productor como Dave Fridmann, que consigue que “Suego Faults” (Atlantic 2011) apure hasta el límite para quedarse en el lado bueno. Entre el lamé y el arlequín, entre la voz seductora y el falsete –muy bien cuando se queda en Wild Beasts, no tan bien cuando se acerca a Queen-, este aprendiz de estrella curtido abriendo para Florence And The Machine o Metric –capaz de guiños a lo serio, tal que una versión no incluida aquí de “Pyramid Song” de Radiohead– cabalga grácil por su finca repleta de estribillos irresistibles, sobre un corcel de pop que lo deja todo atrás: “The King And All Of His Men” en este sentido es absolutamente redentora. Y no le van a la zaga en cuanto a arrebato “Lions In Cages”, “Dancing With The Devil” o “Stay And Defend”.

También añadiría dos piezas clave para entender el álbum como una colección semiconceptual. “Suego Faults”, el tema titular, es el viaje perfecto a la melodía: travelling all on your own, you say you´re strong but I know everyone bleeds/…/ I want to know if you´ll go with me to Suego Faults. Y el cierre con “Planets” cuadrando el círculo –and Suego Faults was just a dream that I´m waking up from now– mediante otra secuencia de piano beatle: dream of love songs/ it´s all you´ll ever do/ somehow you´ll survive it/ you´ll go spinning on your own.

Demasiados momentos destacables entre estas diez canciones para despachar “Suego Faults” como un producto más de multinacional. Déjate morder.