Injusta me pareció la suerte de Individual, que acabaron cediendo ante el látigo del anonimato. Sobretodo porque pocos grupos nacionales habían defendido las guitarras hipnóticas neoyorkinas, las de pulso tan afable como inquebrantable patentadas por The Feelies en su aproximación moderada a las puyas de The Velvet Underground o Television. La chispa eufórica, el subidón.

Ahora reaparece el guitarrista Iván Vega dando alas a la voz de Vanessa Prado en La Gran Alianza, proyecto apadrinado por Joaquín Pascual, con “La Carne Y El Acero” (autoeditado 2011) dividido en dos partes obvias –“La Carne” y “El Acero”– que pintan estupendamente. Sigue el señuelo Feelies, un poco más disimulado ante el primer plano de la voz de Vanessa, que sabe abrirse paso para promover su vertiente nostálgica en el punto justo, sin caramelizar ni diluir la telaraña eléctrica montada gracias a la aportación de otro guitarrista –Luis Couque– y del percusionista Nicolás Roldán. Acordes venenosos –“Roja Directa”– ribeteando los más entusiastas –“Si Yo Tuviera Un Martillo”– que se funden sabiamente –malicia y candor- con la vocación pop“Por Si Nos Matan”, “La Liga Norte”– de la nueva sociedad.

Otra gloriosa rodaja desde Valencia, alegrando el día a quienes percibimos la ausencia de quincalla electrónica –que ya satura- como un dato positivo. Para los que aún tienen edad y no se nublan tan de repente.