11- “Bobby” (Bobby). No se van a ver en muchas listas. ¿Esnobismo por mi parte? Falta de difusión, yo diría. Porque aquí hay tuétano neoyorkino de escuela Galaxie 500 para convencer a un público relativamente amplio. Más información en este post.

12- “Looping State Of Mind” (The Field). La electrónica no intrusiva, compaginando pulso y contemplación. Más información -si se le puede llamar así- en este post.

13- “Life In Monochrome” (Kai Fish). No es lo que esperas de un segundón, y menos si te dicen que oficia en Mystery Jets. Inesperada sobriedad y madurez en composición y arreglos. Más información en este post.

14- “The Rip Tide” (Beirut).Por fin un trabajo acorde a las expectativas que despertó hace cinco años. Por fin ha dejado de lado lo regional en favor de lo universal. Por fin se puede decir que Zach Condon ha publicado un disco diez. Más información en este post.

15- “Tamer Animals” (Other Lives). Con paciencia. De menos a más. Utilizando lo florido para sacarle partido a la aridez. En Oklahoma también se han puesto al día. Más información en este post.

16- “Yuck” (Yuck). Británicos ejecutando rock americano. No temas, es un gran disco. Más información en estos posts.

17- “Golden Syrup” (Patrick Kelleher And His Cold Dead Hands). Lo dicho aquí sigue en pie.

18- “The Devil´s Walk” (Apparat). Excelente la fragilidad emanante al suavizar su apetito electrónico para encajar en el universo de arpegios acústicos. Más información en este post.

19- “Don´t Blame The Stars” (The Black Swans). Pelín de trampa aquí pues, aunque publicado ahora, el disco se grabó en 2008. Lo importante sin embargo es el tono narrativo sobre un estilo con muchísimas afinidades con Lambchop. Más información en este post.

20- “James Vincent McMorrow” (James Vincent McMorrow). Otro trabajo no grabado en 2011 que ha saltado a primera línea ahora. Más información en este post.

21- “On The Water” (Future Islands). Cada vez más adaptado a un formato accesible, el colectivo de Baltimore aprovecha la brecha que abrió el disco anterior para intentar consolidarse, siempre bajo la sombra de la voz apasionante de Sam Herring. Post en preparación.

22- “I Want That You Are Always Happy” (The Middle East). Al igual que el de Other Lives, la música no cuadra con el origen –o sí, si nos atenemos a la riqueza melódica-, la Australia tropical. Más información en este post.

23- “Diamond Mine” (King Creosote & Jon Hopkins). Lo comparé en julio con el primero de The Montgolfier Brothers. Hace unos días hice lo mismo con Apparat. O ando falto de símiles, o estoy intentando contar maravillas de ambos. En un contexto puramente melódico, éste –porque se endulza con instrumentos nobles desde el folk– es más agradecido que “The Devil´s Walk”. Más información en este post.

24- “Last Summer” (Eleanor Friedberger). Al igual que en el caso de Kai Fish, no se trata de romper –ni siquiera de romper el currículo- sino de hacer las cosas bien. Con clase. Más información en este post.

25- “Days” (Real Estate). Ya se apuntaron aquí sus posibilidades. No han hecho más que responder a quienes apostaron por ellos. Post en preparación.

26- “Bon Iver, Bon Iver” (Bon Iver). Aún sigo tener claro si el álbum se llama “Bon Iver” o “Bon Iver, Bon Iver”. Chorradas que se dicen cuando uno es consciente de que ya se ha dicho todo. Más información en este post.

27- “Don´t Act Like You Don´t care” (Luke Temple). Here we go. Una vez más. Magic. Post en preparación.

28- “The English Riviera” (Metronomy). A falta de Hot Chip, buenos son estos costeños que han hecho saltar la banca de lo mejor del 2011 mediante un surtido de piezas elásticamente fibrosas. Más información en este post.

29- “From Country Hai East Cotton” (Hiss Golden Messenger). Me gustaría haber llegado a escuchar “Poor Moon” a tiempo, pero no ha sido así. Más información en este post.

30- “Pull Up Some Dust And Sit Down” (Ry Cooder). De todos los veteranos que han publicado este año, el único –junto con Pete Astor– que ha conseguido trepar hasta aquí en mis preferencias. Más información en este post.