Es el grupo de consenso del 2012. Gusta a casi todos. A los mayores, a los jóvenes, a los que han mamado el soul desde la infancia y a los que lo descubrieron anteayer. Russell Crowe, Robert Plant, Booker T, Drive-By Truckers, Jack White y Justin Vernon –entre otros- se han deshecho en elogios, convirtiendo “Boys & Girls” (Rough Trade 2012) de Alabama Shakes en escucha obligada.

Un dato nimio no obstante destapa curiosidades. ¿Por qué entonces un producto tan afín a una revista como Mojo, tan de la tierra, se lleva sorprendentemente en ella una reseña negativa? De manera velada otras publicaciones también cuestionan la veracidad, el aspecto genuino, como si esa trama de blues y soul acompañando el torrente vocal de Brittany Howard no proviniese de las entrañas sino del mimetismo de un ejercicio de estilo. Francamente, semejante teoría no se palpa escuchando el álbum, sobre todo si la comparación se ampara en The BellRays, cuyas canciones –tal vez más furibundas, sí- nunca han gozado de un atractivo tan inmediato.

Porque “Boys & Girls” puede no ser perfecto. Personalmente pienso que le falta muy poco; quizás haber solucionado con mayor variedad –demasiado reposo en la segunda mitad- todo el dramatismo negro de matriz Muscle Shoals –suena a Memphis aunque se grabó en Nashville– que es capaz de generar Brittany en piezas como “You Ain´t Alone” o “Heartbreaker”. Pero es una gozada escucharlo arrancar con medio tiempo ejemplar –guitarras sabrosas, voz entrando comedida para soltarse como la de Janis Joplin– en “Hold On”, situarse entre el revisionismo –hay un cachito de “Hang Loose” calcado a la versión de “Proud Mary” de Ike & Tina Turner– y la actualización –el fondo de “Rise To The Sun” y “On Your Way” depara secuencias de acordes propias de Vampire Weekend– para acabar en clave de rock & roll negro. Si todo esto me dicen que es falso, quizás es hora de empezar a preguntarme para qué necesito el original.