Empieza a resultar cansino recurrir al referente Fleet Foxes cada vez que se ha de hablar de un nuevo disco de americana, pero en el caso de Husky es insoslayable. La manera de combinar las voces, la resonancia de las acústicas, la ambientación y el recogimiento entre lo rural y lo místico: en muchos tramos “Forever So” (Sub Pop 2012) parece un trabajo paralelo y algo menos perfeccionista de la banda de Robin Pecknold, o de los vecinos del bosque de al lado alentados por la popularidad de éste, cuando en realidad se trata de material proveniente de Melbourne, Australia, origen de Husky Gawenda.

Ahora bien, si dejamos a un lado las piezas que son calcadas –y estupendas: “History´s Door”, “Hunter”, “Instrumental”-, veremos que se esbozan maneras de cantautor –tramos de “Fake Moustache” y “Hundred Dollar Suit” colarían como Ron Sexsmith, “Forever So” y “Don´t Tell Your Mother” rezuman un folk de envergadura- que van más allá del aprobado, gracias también en parte a las mezclas de Noah Georgeson, de la tribu de Devendra Banhart. Guardo no obstante para el final “Animals & Freaks” por su militancia narrativa, con el poderosísimo gancho de una frase inicial como `hey man do you want to know a story about me?´. La manera de atraparte, con la voz vulnerable y el apoyo instrumental a partir de la segunda estrofa, deja al margen el fútil peso de la historia contada: o cuando pasar tres semanas  en un hotel barato –para después enterarte que ella se fue a coger serpientes en Mexico– se convierte en asunto vital.