“We´ll Be The Moon” (Fixers). Son de Oxford, pero poco que ver con Radiohead. Fixers miran al otro lado, a las good vibrations de Animal Collective, procurando interpretarlas en un formato pop que acaba escorado hacia el synth pop. Cuando dejen de querer abarcarlo todo –lo inmediato y lo experimental- y se dediquen a lo que podrían hacer bien –que es clavar un hit tras otro como Two Door Cinema Club hace dos años-,todos saldremos ganando. Ellos más.

“Pop Etc” (Pop Etc). Decepción mayúscula de entrada. Cuando sale a la luz pública que The Morning Benders se han reinventado con el nombre de Pop Etc, lo primero que piensas es que se trata de mejorar –subir un peldaño en cuanto a una excelencia fraguada con la ayuda de un productor miembro de Grizzly Bear– o de arriesgar más. Lo que ni por asomo se podía prever del debut, sobre todo viniendo de la discográfica que viene, es que el cambio fuese a peor. Da la impresión que los californianos han visto el resultado de Foster The People y han intentado aplicar la misma fórmula. Pero no basta con esto, o con reclutar para “Keep It For Your Own” a Danger Mouse como productor y dejar que la mezcle Noah Georgeson. El éxito de Foster The People tiene el secreto mágico de la inspiración pop: se necesita un estado de gracia que está por encima de la copia, y desgraciadamente Pop Etc solo lo rozan –“R.Y.B.”, “Yoyo”– en un par de canciones.

“Here Come The Bombs” (Gaz Coombes). Inciso para rendir pleitesía a uno de los protagonistas del pop saltarían de “Alright”. Como ya venía sucediendo en la última etapa de Supergrass, su estructura pop, por agotamiento, se fue arrimando a otros derroteros, concretamente al pulso alemán. Aquí Gaz prosigue en esta fusión no siempre acertada: “Hot Fruit” y sobre todo “Break The Silence” hacen diana, pero con “Universal Cinema” –donde además incorpora prog– me siento incómodo. En cambio mantiene la solvencia en las piezas menos ambiciosas, como “White Noise”.

“Manifest!” (Friends). De cuando en cuando surgen grupos con voces femeninas resaltando el pop divertido con ínfulas de rock marcado por The B-52´s y Tom Tom Club. Aunque disfrutan cuando se decantan por lo saltarín –“Mind Control”– heredado del punk –se prioriza la percusión: “Home”, “Va Fan Gor Du”-, pueden a veces saturar –en “Ruins” cuesta aguantar lo tribal con gorgoritos- al no conllevar grandes aportaciones. Suerte que Friends tienen buena mano con lo clásico –sea simple como “Stay Dreaming” o tirando a vintage  como “Sorry”– y consiguen disimular lo banal –“A Thing Like This” podría tener parentesco con “La Isla Bonita” de Madonna– entre haces de actualidad: la línea Chromatics de “Ideas On Ghosts” les redime.