Pocas probabilidades de éxito si analizamos las características tan distintas de los dos miembros de la sociedad Ombre. Roberto Carlos Lange, el nombre real de Helado Negro, es un ecuatoriano moldeado en Miami dedicado a profundizar en las cadencias suaves –en clave lo fi- de los ritmos latinoamericanos con cada vez menos veladas aplicaciones electrónicas. Y Julianna Barwick se ha construido su pequeño mundo perfecto de electrónica diletante sobre el que desparramar sus gorgoritos angelicales. Tuvieron un breve encuentro musical –el remix de un tema de ella a cargo de él- que les animó a emprender un proyecto conjunto.

Está bendecido “Believe You Me” (Asthmatic Kitty 2012) por una varita mágica que todo lo ensambla con naturalidad. Puede parecer, por lo que se escucha en los primeros cortes, que él dominará la grabación. Pero a la entrada de coctelería nocturna antes del amanecer –de la Florida art deco de “Noche Brilla Pt.1”– y a la bossa destartalada criolla de “Weight Those Words” donde Julianna se limita a poco más que aportar coros, le sigue una “Vistate” reveladora: lo onírico y la tropicalia empiezan a viajar juntos, tal que Julee Cruise y un David Lynch sudamericano de crucero por los cayos. A partir de allí ella agarra el timón, con acuarelas espectrales –“Dawning”– apuntando a los sentidos y –“Sense”– a los ultrasentidos. Cuando Roberto vuelve a cobrar cierto protagonismo –tremenda la misa de Barwick sobre eco de voces lejanas de niños hispanos en “Primera Pausa”-, ya está a merced de ella; de sus hadas y sus musas.