Los tentáculos de Real Estate son múltiples. No solo Matt Mondanile se entretiene en paralelo con Ducktails, también el bajista Alex Bleeker tiene su madriguera o, tal como han ido las cosas, otro minijob para ganarse la vida. El caso es que Alex Bleeker And The Freaks tienen un pedigrí genealógico -también presentes Jarvis Taveniere de Woods y Amelia Meath de Mountain Man– a modo de credencial: no son otros del montón.

Por encima de la sarta de nombres sin embargo está la música, su auténtica baza una vez hechas las presentaciones. “How Far Away” (Woodsist 2013) está más en contacto con la tierra que las resonancias de Real Estate. Aunque el tono de la voz me recuerda a alguien -no sé si indie o roots-, lo que aquí subyace es un derivado de americana que mira más al pop -excelentes estribillos- que a las raíces. Cierto es que la slide de “Leave On The Light” podría indicar lo contrario -con la letargia de “The Weight” de The Band en la sombra- pero hay momentos impagables de sencillez exultante –“Who Are You Seeing?”– sin obcecarse en las formas. Escuchar “Rhythm Shakers” es escuchar a un grupo de amigos que no necesitan impresionar a nadie. Con este tufillo de Dylan“Step Right Up”- que desprendían los primeros Belle And Sebastian, solo que desde el otro lado -o sea del mismo- del Atlántico.

Todo muy cortito y comprimido -11 temas en 28 minutos- para no cansar y dejarnos con ganas de más.