Recupero esta sección de álbumes que merecen medalla un año después porque fueron ignorados cuando se publicaron. Por la razón que fuere (late arrival, distribución inicial modesta relanzada después por distribuidoras más potentes, etc). Ah, y quien no vea aquí el de John Murry es porque se incorporó a tiempo en la lista del año anterior.

Big Inner” (Matthew E. White). Llegó tarde a Europa: incluso algún comment a principios de enero nos avisaba. Su aproximación desinhibida a los productos de la tierra, o esa pasmosa naturalidad para construir música genuinamente americana desde el púlpito de cantautor: alta combustión con perfil bajo. Post relacionado.

San Cisco” (San Cisco). Uno de lo mejores discos de pop de cualquier verano. Espectacular cantidad de estribilllos duraderos y dicharacheros -sin bajar al nivel bubblegum– en una misma grabación. La parte más soleada de Australia luce en un día radiante de tu ciudad favorita. Incluso si ésta tiene un promedio de siete días despejados por año. Post relacionado.

Stray Ashes” (JBM). Álbum de pretensiones y distribución modestas que atrajo el interés de empresas de más largo alcance. Cantautor otoñal con arreglos delicados sin salirse de las normas: lo que en definitiva se impone es la calidad de sus composiciones. Post relacionado.

Everyday Is Like The First Day” (Malka Spigel). Culpa enteramente mía por no haber prestado atención el año pasado cuando se publicó a este trabajo de la pareja de Colin Newman, pensando que seguiría orbitando en su parcela de funk seco dentro del universo de Githead. Pero con la edad se va apaciguando el ímpetu y, para deleite de algunos, la gravedad -o la ingravidez, a saber- de la órbita experimental se torna más benévola. “Everyday Is Like The First Day” es casi dream pop.

Light Up Gold” (Parquet Courts). Sí sí, el disco de garage rock honesto más destacado del año se publicó inicialmente en 2012. Poco importa, pues la propulsión deflagradora de sus pequeñas grandes explosiones tumba irremisiblemente sin fecha de caducidad. Post relacionado.

Alps” (Motorama). Las reglas no son reglas si no conllevan excepciones. Esta grabación no es del 2012. Es la publicación en 2013 de material de hace tres años. Los primeros pasitos, vaya. Motorama cada día tienen más seguidores fuera de su Rusia natal, y son capaces de engendrar legiones entusiastas: me lo han chivado asistentes a su actuación en Sidecar. Y “Alps” suena como el embrión de una vida nueva.

Delta” (Work Drugs). Con varias grabaciones a cuestas, cada vez suenan más profesionales, lo cual puede incluso convertirse en lastre: “Mavericks”, su disco del 2013, pierde algo de pureza pop debido a unos arreglos de satén barato -tipo Roxy Music comerciales-, de allí que la recomendación se dirija a “Delta”, su decididamente más luminoso trabajo del 2012.

O´ Be Joyful” (Shovels & Rope). Matrimonio de Carolina del Sur. Con solo mencionar origen y título de álbum ya se medio deduce que el estilo apunta al folk. Pero es un folk de banda en el sentido amplio, conviviendo banjos con vientos. Como Mumford & Sons en versión original. Sin doblajes ni sobreactuaciones.

Feel The Sound” (Imperial Teen). Otro que en su día me pasó por alto. Nunca es tarde. Post relacionado.