31- “Where The Heaven Are We” (Swim Deep). Interesante coyuntura. Lo tienen casi todo para conseguir uno de los mejores discos del año. Sobre todo en lo referente a las composiciones. Falta sin embargo un detalle nimio en la pulcritud del brillo del traje, ínfimo, que impide que las composiciones cuajen entera y globalmente. ¿Una producción con más ideas tal vez? Post en preparación.

32- “You Know Who You Are” (The 99 Call). Recuperación de las canciones de un EP a cargo de Moonpalace, reinterpretadas y aumentadas con más material hasta conseguir el formato de álbum. Con la sensibilidad como bandera, as usual. Post en preparación.

33- “Hummingbird” (Local Natives). Post relacionado.

34- “Cerulean Salt” (Waxahatchee). Post relacionado.

35- “Pure Heroine” (Lorde). A caballo entre el R&B contemporáneo de megastar y detalles minimalistas de un universo indie personal -juéguese con los conceptos de The xx, Nueva Zelanda y voz adolescente-, engancha con pasmosa naturalidad. Está por ver si traspasa la valla de lo novedoso y se asienta. Cuando ella misma aclare dónde quiere ubicarse, si en la acomodada poltrona de la popularidad o- a tenor de su excelso gusto por las combinaciones vocales- en el siempre angosto taburete del talento, podremos extraer conclusiones. ¿Beyoncé, Enya o Julia Holter?

36- “Psychic” (Darkside). Downtempo psicodélico. Experimentos los justos, pero si se trata de un nombre pujante en la escena electrónica como Nicolas Jaar, entonces la cosa cambia. Post en preparación.

37- “Regions OF Light And Sound Of God” (Jim James). Jim probando con la electrónica en solitario, sin olvidar que su fuerte radica en las composiciones y en la emoción interpretativa vocal. Post relacionado.

38- “Corsicana Lemonade” (White Denim). Cada disco suyo esgrime nuevas posibilidades. Esta vez toca manipular lo sureño. Blanco y negro. Escuchando “Rock & Roll” de Dr. Dog no me extrañaría que en el futuro descubran que ambos reman en el mismo barco. Unos con más brío que otros, por supuesto. Post relacionado.

39- “Random Access Memories” (Daft Punk). ¿Pensaban que lo iba a dejar de lado? ¡Qué tontos! Post relacionado.

40- “The Shadow Of Heaven” (MONEY). Poco se puede añadir a lo dicho tan solo unos días atrás. Post relacionado.

41- “Dear Mark J. Mulcahy, I Love You” (Mark Mulcahy). Ya era hora que el querido -y deseado y ansiado y bla bla bla- señor Mulcahy volviese a asomar la nariz. Post relacionado.

42- “Beyond Wilderness” (Gold & Youth). Synth pop con efluvios eighties desde Canadá. Dicho así queda mejor que aludir a una mezcla entre Roxy Music y Thompson Twins. Tres buenos singles compactan la grabación: uno al principio (ambiance retro tipo The Last Shadow Puppets con estribillo de Leonard Cohen en “City Of Quartz”), otro en medio (“Jewel”) y el del cierre (“Time To Kill”).

43- “Howlin” (Jagwar Ma). Exuberancia de las antípodas post Tame Impala con retruque Talking Heads. Post relacionado.

44- “Nobody Knows” (Willis Earl Beal). Irrupción insolente y tal vez algo prematura deja paso a un segundo disco mucho más pensado. En este aspecto y solo en éste me recuerda el paso dado por Devendra Banhart tras su debut. Una gran voz si se domestica. Post relacionado.

45- “Wondrous Bughouse” (Youth Lagoon). Un alegato camuflado de synth pop inquieto. Los mensajes han de inocularse según precisen los tiempos. Post relacionado.

46- “Dromes” (Younghusband). Multidisciplinar alquimia de shoegaze, ritmo alemán y psicodelia pop. Post en preparación.

47- “Settle” (Disclosure). Elogiado hasta la saciedad, no le impide encabezar el ritmo chic del verano pasado. Post relacionado.

48- “Long Enough To Leave” (The Mantles). Seguro que podrán ponerme ejemplos a cientos como el de este buen disco de rock norteamericano modesto y atemporal. Espero recomendaciones así. Post relacionado.

49- “Perils From The Sea” (Mark Kozelek & Jimmy LaValle). Una colaboración donde cada parte administra su responsabilidad. La de Jimmy es vestir electrónicamente las emociones de Mark. La de Mark es emocionar. Aunque parte de una fórmula que ya aplicaba solito -con otro tono vocal y menos sutilezas- Casiotone For The Painfully Alone, la simbiosis es ejemplar. Post relacionado.

50- The Invisible Way” (Low). Mimi Parker y Alan Sparhawk están intentando por todos los medios luchar contra la fatiga de dos décadas de discografía en la que han trabajado un estilo propio aunque de parámetros muy limitados. La mística de sus tres álbumes iniciales se fue erosionando a medida que se incrementaba la popularidad. Los primeros síntomas de que el corsé apretaba ya se vieron con la decisión de colaborar con Steve Albini. Después vendrían otros, siempre procurando hacer convivir la compresión y la descompresión emocional de sus temas. El reto de la produción de Jeff Tweedy -por lo visto y sin aspavientos, uno de mis hombres del año: un tema con White Denim, Mavis Staples, Low– es resituar al grupo en el contexto adecuado. Evidentemente estas canciones no tienen las mismas aristas cortavenas del milenio anterior en términos de sonido, aunque tampoco le hacen ascos a las emociones sinuosas y amargas. Lo que se realza es la belleza que se puede extraer de la nueva sociedad. Impensable “So Blue” sin un piano de marca Wilco, fantástica Mimi cantando “Just make It Stop” y “To Your Knees” y sobre todo poniendo coros extrasensoriales en “Plastic Cup” y “On My Own”, esta última con las convulsiones que demanda la otra parte de su público. En definitiva su disco más balsámico en mucho tiempo, que además les ha abierto una puerta importante; de hecho va veinte puestos más arriba en mis preferencias personales, pero ansiaba acabar este resumen con él.