Las sucesivas reivindicaciones del legado musical de Julio Bustamante tuvieron su culminación con el CD auspiciado por Rockdelux (nº 320, septiembre 2013), con el tributo que le rindieron varias de las más prestigiosas bandas nacionales. Una de ellas -muy estimada por aquí-, La Gran Alianza, incluso se sintió lo suficientemente implicada en la idea que ha querido ir un poco más allá, llevando a su terreno otras composiciones suyas. Así, “La Gran Alianza y Julio Bustamante” (Comboi 2014), un EP de cuatro temas, es el fruto de la colaboración.

Se trata de un trabajo especial para las dos partes, con componentes musicales, emocionales y personales entremezclados. La labor de Vanessa Prado,Iván Vega y Carlos Llatas consiste en adaptar a su sonido eléctrico los textos de un autor sabio y resabiado; de una generación anterior con otras prioridades sociales y otras percepciones instrumentales. Rebajar unas centésimas de su fuzz para realzar el mensaje difundido por Vanessa, dándole así la pincelada pop a los textos de una pluma cuya edad permite otra perspectiva, de paso rejuveneciéndolos.

La primera, “Una Ensaimada Considerable” -la incluida en el homenaje de Rockdelux-, es la más reciente y la que más sufre en la contienda al tocar lo social: algún que otro tópico cruje, aunque jamás llegando a rozar el cliché de Joaquín Sabina. Prefiero el trote fácil y elípticamente astuto de “Yo Me Rindo”. Me llegan no obstante con mayor nitidez las otras dos, quizás porque atrapan las sensaciones que parecen vivir tanto sus intérpretes y autor como quienes la escuchan a día de hoy. Especialmente en sus últimos versos. Escucha a Vanessa sentenciando `he dejado el móvil dentro de un cajón, a nadie va a importarle si vengo o si voy, o si desaparezco en un resplandor´ en “Amor Antiguo”. O `deja fuera el pasado, que pesa demasiado, y no te dejará ver lo que tienes al lado, esta noche nos vamos de juerga hasta que salga el sol, y si te he visto no me acuerdo, gracias por tu calor´ en “Nosotros Somos El Grupo”, donde percibo una devastación similar -aunque el autor no lo dispusiese conscientemente así- a la del epílogo de “Tender Is The Night” de The Triffids. Tragarás saliva y tu garganta seguirá seca.

A nivel patrio y modesto, como unos Feelies con voz femenina atacando material de Leonard Cohen. Gracias por el calor.