Sobresalen dos maneras de encarar la reseña de un álbum: concepto o variedad. Dicho de otro modo, puntúan los músicos que atinan con un estilo propio e intransferible que les distingue del resto, pero también puntúan quienes saben moverse en aguas varias durante una misma grabación. ¿Y qué sucede si un músico consigue obtener un sonido propio diversificando su paleta estilística? Conceptual y diversa a la vez. Empaque. Bah, de este tipo no hace falta abrir epígrafe: hay poquísimos.

My Friend Fish” (Western Vinyl 2013) es la excepción. No debería sorprendernos pues Diane Coffee es el nombre artístico de Shaun Flemming, batería de unos Foxygen que ya habían dejado constancia de sus aptitudes combinando versatilidad y personalidad en su álbum del año pasado. La trama ahora se centra en los sixties cocinados desde la poltrona de casa. Conviven soul, psicodelia y folk sin prejuicio alguno, separados o mezclados a modo de pastiche. Los teclados vetustos abriendo “Hymn” descolocan de tal manera que no hay modo de saber si el tema siguiente tendrá relación con Suicide o con Timmy Thomas. Mientras “Tale Of A Dead Dog” podría invocar a Fleet Foxes ensayando en un garaje grasiento, el trasfondo soul de “WWWoman” sería el de un Chris Isaak fermentado, “All The Young Girls” marcaría el punto vintage del álbum, “When It´s Known” el baladón ineludible, “That Stupid Girl Who Runs A Lot” el apunte de psicodelia histriónica, y “Green” el lado Spector -o Brill Building– de aquella década. Todo expuesto desde la ambivalencia que propone un sonido precario pero divertido y rico en ideas. No son composiciones innovadoras tomadas de una en una. Sumadas en cambio asombran.