Son muchos los discos, canciones, estribillos, etc que se nos han revelado en el transcurso de nuestras vidas. Difícil tarea la de mirar atrás y determinar qué sonidos, qué artistas han influido de forma especial en tu educación sentimental. Nos parece interesante preguntar periódicamente a personajes relacionados, directa o tangencialmente, con el mundo de la música sobre este tema, pero intentando buscar el rasgo más intimista e introspectivo. Más que listas, que tienen un interés relativo, se buscan estados de ánimo y la banda sonora de estos.

Para inaugurar esta nueva sección le pido a Carles Novellas, crítico musical de gusto exquisito y conductor del programa de RNE3 “Paralelo 3” que rebusque en esos ecos de su pasado que definen su presente. Un juego de resonancias con un plus de exhibicionismo curioso; o la hoja de ruta garabateada; o el diario intimo que nunca escribiremos por pudor…

Fela Ransome Kuti & Africa 70’– “Open & Close” (EMI, 1971)

Me podría pasar la vida escuchando a Fela Kuti y creo que no echaría mucho de menos a los demás. Me lo pongo cuando estoy down, y también cuando la euforia se apodera de mí. La verdad es que podría haber escogido cualquiera de sus increíbles discos, pero este “Open & Close” quizás sea un poco más especial porque probablemente sea el disco que más veces escuché durante el año que viví en Berlín. Por la noche techno fino en cualquier club de la ciudad; por el día, Fela Kuti y la serie “Ethiopiques”. Una receta ideal.

Diabologum – “#3” (Lithium, 1996)

Durante un tiempo este LP fue el paradigma del rock que más me gustaba y definió un momento muy importante de descubrimientos musicales junto a amigos cercanos. Me compré una camiseta azul con el “#3” blanco en el festival de Benicássim y unos meses antes viajé con un par de insensatos más de Barcelona aTarragona en coche solo para verles tocar media hora en una plaza medio vacía donde nadie les hacía ni puñetero caso. Cosas de ser fan y tener 23 años.

Silver Apples – “Silver Apples” (Kapp, 1968)

La primera vez que lo oí no me lo podía creer. Hoy sigo igual. Creo que no hace falta decir mucho más al respecto.

Talking Heads – “Remain In Light” (Sire, 1980)

Aquí hago un poco de trampa, lo confieso. No es que “Remain In Light” sea un disco especialmente importante en mi vida; no más que otros, al menos. Pero si que es mi favorito de una banda que me obsesiona intermitentemente desde hace algunos años y que cada vez me gusta más y más. Si me metieran en el Delorean de “Regreso al Futuro” y pudiera escoger un año y un lugar, hoy me iría directo al NY del 78-79 sólo para verles en directo en su mejor momento.

Tom Zé – “Se O Caso É Chorar” (Alvorada, 1983)

Tom Zé como representante de toda una tradición inagotable. Es él pero podría haber escogido a Chico Buarque, Caetano Veloso (¿con qué disco quedarse?),Gal Costa, Ronnie Von, Os Mutantes o Celia Barbosa. De todas formas lo cierto es que este álbum en concreto –que compré en la “Livraria da Cultura” deRecife– me emociona de una manera un poco absurda, y me remite inmediatamente al único viaje que he tenido la suerte de hacer por el país. Me gustaría tener otra vida solo para escuchar música brasileña y nada más.