La recopilación de las grabaciones iniciales de Fear Of Men el año pasado, “Early Fragments”, auguraba una futura puesta de largo a lo grande del grupo de Brighton. Frágiles y femeninos pero no exentos de cierta tensión, desprendían una frescura densa que combinaba el entusiasmo primerizo con la melancolía indie. Como si los The Pains Of Being Pure At Heart primigenios se hubiesen adherido a la parte más suave del manual de Joy Division.

El ansiado primer álbum ha llegado por fin. Del material publicado en el anterior, “Loom” (Kanine 2014) repite “Green Sea” y “Seer”, dejando fuera “Mosaic”, que era la que actualmente me gustaba. Se palpa una producción más cuidada y transparente, de composiciones directas como ya lo dije en su momento; Camera Obscura sin los recovecos de Cocteau Twins. Seguramente alguna parece deslizarse hacia terrenos demasiado licuados de sonido profesional, sensación que en seguida se desvanece fundida en la belleza vocal de Jessica Weiss acompañada por los arpegios trémulos de Dan Favey, dejando en el paladar un sabor final magnífico, auspiciado por unos textos no tan dulces como las notas de su pentagrama. Detalles perceptibles que les sitúan en un universo propio, años luz por encima de nombres como Cranberries.