No, lo que hacen Adult Jazz no es nuevo. Quisiera decir que sí, pero no. En algo muy parecido andaban metidos Grizzly Bear entre “Horn Of Plenty” y “Yellow House” antes de sinfonizarse.

Sin embargo “Gist Is” (Spare Thought 2014) es un álbum delicioso. La enorme cantidad de variaciones que propone le hace sonar más distinto de lo que realmente es, sobre todo porque no se abusa de los recursos sino más bien se ahorra. Consiguen efectos de gran plasticidad y belleza con pocos elementos. Semejante austeridad realza su ingenio engarzando instrumentos a los innumerables quiebros del precioso falsete de Harry Burgess. Podrían decantarse por un sonido más litúrgico en el futuro, que es lo que hicieron Grizzly Bear en 2008, o por uno más tribal, que es lo que Grizzly Bear no hicieron (quizás porque Animal Collective copaban la franja). Ahora mismo disfrutan moviéndose entre ambos mientras inventan ritmos de espasmos imposibles, percusiones contundentes, cenefas de guitarra, ambientes y situaciones cuya solución precisa un talento compositor de envergadura. No sé si estoy en “Pigeon Skulls”, “Spook” o “Idiot Mantra”, si esto lo he escuchado en el disco de unos, de otros o de Holger Czukay. My heart is spilling all over the drums, cantan en esta última, y la voz se comporta como si esto fuera a ser así literalmente.

A veces te das de morros con un álbum no tan distinto como especial. Si quieres algo verdaderamente cautivador, incluso elegante, que suscite tu interés en volverlo a escuchar porque los discos que tardan en entrar acaban siendo los mejores, que aporte una cantidad masiva de ideas y no masacre tus sentidos sino que los estimule, Adult Jazz es tu banda del 2014. Persevera y asentirás.