Autores hasta el momento de dos meritorios discos –Desayuno Continental” (Mushroom Pillow, 2009) y Delirio Específico” (Canada, 2012), el grupo barcelonés Extraperlo hacen un repaso a algunos discos por los que sienten especial debilidad…

Avalon” (RoxyMusic, EG 1982)

Durante la grabación de nuestro último disco estuvimos bastante obsesionados con este trabajo. Nos parece una obra paradigmática de pop elegante e inteligente. Nos encanta el espacio que se genera detrás de la voz de Byan Ferry, y como los arreglos se suceden en todo el disco casi sin pisarse; nos fijábamos en sus trucos de producción y en las guitarras: todos los sonidos son cortos para dar espacio a los silencios, el aire. Necesitábamos subir el volumen para escuchar bien la voz y eso te adentra en las canciones. Posteriormente, el propio Ferry investigó esa misma linea en “Girls and Boys” tres años después. Ambos discos se mantendrían como dos grandes obras por idea, estilo y originalidad de sus sonidos.

Climate Of Hunter” (Scott Walker, Virgin, 1984)

Despues de alucinar con sus 4 pimeros discos, llegó a nuestras manos el primer giro oscuro de Scott Walker. En este parece olvidar definitivamente el peso de sus anteriores trabajos, sus fans y su nombre. Es un disco complejo y libre donde las herramientas del rock se ponen al servicio de una obra atonal y abstracta, como si de una opera de Benjamin Britten se tratara. Lo interesante es que se sitúa en la escena como un auténtico outsider. Casi frustrado, al margen de todo. Un disco tremendamente inspirador, aéreo y en definitiva, importante porque abre muchas puertas. David Sylvian o Robert Wyatt también son de esos artistas ingleses que se han ido situando como referentes en nuestra música por ese mismo motivo.

Born” (Joan Bibiloni, Blau 1989)

Este disco recoge su mejor versión. El funk juguetón y las piezas abstractas de ambient o New Age balear. Crea un universo totalmente propio huyendo de los clichés de funk/soul en los que cayó en “The Boogie”. Ésta podria ser una de las músicas que nos resultan más ensoñadoras en los últimos años. Nos ha abierto un nuevo horizonte en la busqueda de un sonido propio.

“Grandes Fracasos (1976-1991)” (Melodrama, Transdisc 1991)

Grupo maldito por antonomasia del underground barcelonés. Los estandartes del fracaso. Su talento no fue entendido ni por las masas ni por la gran minoría tal como ellos esperaban. Sus letras albergaban sencillez y sentido del humor sin pretensiones, como historietas de cómic. Su música era fresca, aunque resultaba recargada a veces. Con esos jerseys sin mangas ropas de colores quizás representaban lo moderno y lo kitsch a la vez. Esta recopilacion se podria ver como la fábula del artista absorbido por una sociedad aburrida.

Clics Modernos” (Charlie Garcia, WEA 1984)

Un famoso cantante en Sudamérica y un gran desconocido en España. “No soy un extraño”, como canción de referencia del disco, es una preciosa exploración sobre las sensaciones que tiene aquel que regresa. La fuerza del cambio o la sensación de que nada cambió. Guitarras cristalinas, pads memorables y letras a veces enigmáticas para crear una atmósfera oscura que envuelve todo el disco.