Puestos ante el terrible dilema de tener que elegir entre cientos de músicos desconocidos para escuchar -no hay tiempo para todos en el universo infinito de internet-, hemos de disponer de algún tipo de información previa a la hora de seleccionar. Un dato, una frase leída no-sé-dónde. Algo que además sea susceptible de encajar en nuestros gustos. El señuelo que me llevó a Julie Byrne es tan ambiguo como el hecho de figurar en la nómina de músicos presentes en “Love´s Crushing Diamond” de Mutual Benefit. No puede ser mala si estuvo a las órdenes de Jordan Lee.

Efectivamente Julie responde al perfil de cantautora por descubrir y pulir. Un poco como la Angel Olsen de “Half Way Home” pero menos torturada. Tenía un par de cassettes publicadas en 2012 que han resucitado al juntarlas y remasterizarlas para su publicación en vinilo Owen Ashworth y Matthew Barnhart bajo el título de “Rooms With Walls And Windows” (Orindal 2014). Con arpegios de folk casero como base, y una voz sosegada que ni siquiera se toma la molestia de cambiar el susurro por el falsete -la letanía de “Attached To Us Like Butcher Wrap” por ejemplo-, reivindica el intimismo supino de alcoba como arma de disuasión al alcance de cualquier mujer con sentimientos. Algo más elaborado es el sonido de la segunda grabación –“Piano Music” incluye una intro de teclados marca Ashworth– donde ya suena más fresca y cristalina –“Prism Song”, “Marmalade”-, casi como un John Denver femenino circa “Rocky Mountain High” en clave lo-fi. Difícil no quedarse prendado de sonidos así, y más si se intuye lo que puede llegar a grabar con un presupuesto mayor.