Puede que el mundo no necesite otra pareja de synth pop si no aporta elementos nuevos. Pero el hecho de que no sea necesaria no quiere decir que no sea bienvenida. Desde Toronto se postulan Electric Youth con el aval de una colaboración junto a College en la banda sonora de “Drive”.

Seguramente “Innerworld” (Secretly Canadian 2014) debería clasificarse entre los últimos Young Galaxy y el proyecto Glass Candy de Johnny Jewel. Puede que incluso a Electric Youth les falte la acidez de los primeros, y definitivamente carecen del poder seductor del alma de Chromatics; este secreto inherente a Italians Do It Better que otras discográficas como la por otro lado reputada Secretly Canadian jamás conseguirán emular: el brillo al dente del synth, este espesor entre glamour, noche y romanticismo.

Pero el álbum entra por el patio trasero, con el esqueleto clásico del género -intro, outro más algún instrumental ambientador- y, a medida que desflora melodías -como las de “Runaway” o “The Best Thing”-, va ganando un empaque capaz de alcanzar el sprint final en forma óptima. Un despliegue en apariencia aséptico ya pegadizo en “Another Strory”, deslizando su instrumental cinematográfico (“The Sleeping Interlude”) antes de poner la esperada guinda de su versión de “A Real Hero” como postre capaz de dejar ese inmejorable sabor de boca. Las escuchas siguientes no tienen otro propósito que crear adicción en quien cae víctima de su embrujo.