Un artefacto curioso. Mary Timony las ha visto de todos los colores y decibelios durante veinte años de deambular por el circuito alternativo. Estuvo en Helium y Wild Flag (con gente de Sleater-Kinney). Ahora, con Ex Hex, la pretensión es mostrar al mundo que dentro de un cuerpo adulto puede latir un corazón adolescente.

De algún modo “Rips” (Merge 2014) traslada el síndrome de Peter Pan a sonido de banda femenina. ¿Verdadera sangre fluyendo adolescente, o un vistazo a los tiempos pasados de formación a modo de ejercicio de nostalgia? No importan tanto los motivos como los resultados. Sustituyendo la caspa por el acné, el disco se yergue sobre doce piezas de power pop directo, sin coartadas, cuya única conclusión tras escucharlo es la de que te han hecho una transfusión como parte de un plan de rejuvenecimiento. Salvo la voz, que parece ya un tanto bregada para meterse en lances necesitados de entusiasmo, todo lo demás suena a chispa feliz contagiosa. Podía haber contado con acabados más ariscos, pero creo que Timony ha optado por un remate pulido al recurrir a uno de los productores capitales de aquella época cuando este sonido avasalló. Porque Mitch Easter, gracias a su amplísima experiencia en tales lides -precursor de The dB´s, pilar de Let´s Active, amigo de R.E.M, productor de Marshall Crenshaw, conocedor de Helium-, es la figura en la sombra, la mano que mece la cuna y da el brillo energético políticamente correcto a los acordes. De no ser por su presencia podrían haber sucedido varias cosas -por un lado más sucias, por el otro demasiado limpias- con estas canciones. Así ya están más que bien, en su punto justo.