Con Sean Nicholas Savage atrapado desde hace tiempo en un exacerbado narcisismo y Mac DeMarco todavía lejos de poder igualar o superar “2”, al menos este año hay que encomendarse al también canadiense Travis Bretzer, el relevo indie-guitar-pop de excentricidad controlada y recursos a tutiplén.

Bregado en la composición de jingles para la radio en su ciudad natal, Edmonton, un buen día decidió ir más allá de aquel formato para dejar volar su intuición al margen de tan constreñidos planteamientos, generalmente poco agradecidos para el ego. Fue a principios de la presente década cuando, tanteando sus primeras posibilidades en un aguerrido debut no-oficial –“Saucy Tasters” (2011)-, Bretzer surgió aún deudor del espíritu urgente del spot publicitario a la vez que embadurnaba sus entresijos con residuos de power-pop y garage melódico.

Hasta llegar al mucho más refinado “Waxing Romantic” (Mexican Summer, 2015) primero tuvo que ir entrenando su astucia con un ep –“Making Love” (2013)- donde esquinaba melodías y cuerdas a la manera de los Go-Betweens de “Cattle and Cane” (“Billy And I”) y mantenía las segundas más aparentemente sucias –muy similares a las de DeMarco– en “He’s A Gun”. Reducido a última hora a cinco canciones –quedó fuera la tendenciosa balada “Carol”-, terminó de colmar las expectativas meses después con el single “Low Volt”, más comprometido que nunca con la elegancia cristalina.

Waxing Romantic” es un festín de alusiones (unas más implícitas que otras: entre ellas el plagio estético de la portada del “Sincerely” del rockero Dwight Twilley) y un collage de intenciones que van de los arpegios altivos a la manera de Felt en “Giving Up” al parón y la fanfarria final propios de los Beatles de “Lucy In the Sky With Diamonds” -aquí emulados en “Don’t Forget”-, pasando por “Lonely Heart”, donde parece querer emular el balancé contenido de Marc Bolan, mas con amago de slide guitar incorporado. “Promises” funde los ecos del pop angelical de los setenteros Pilot con el apetito estelar de sus adorados Prefab Sprout, y “Lady Red” (uno de los singles más efusivos de la temporada) recuerda poderosamente al bubblegum heterodoxo de The Hit Parade.

¿Quién da más?. Con una playlist así yo pago para que, además, me coloquen los pertinentes anuncios. Descarao.