Me llega la copia de “Hard Pop” (2015) de Bbbang avalada por Esteban Ruiz de I Am Dive. Buena señal, la escena sevillana apoyándose; como debe ser.

El protagonista del álbum, Adrian Molinos Rubio, es un madrileño que ha recalado en Sevilla tras unos años en Londres. Una experiencia en la capital europea de la música popular que se nota en muchísimos aspectos, tanto técnicos -sonido, mezcla, producción- como de enfoque: pese al rastro eighties, se digiere como un producto rabiosamente actual. Por decirlo de algún modo, se llama “Hard Pop” y contiene un tema llamado “Sex”, pero bien podría haberse titulado “Hard Sex” y contener un single bautizado “Pop”. Esta relación entre música de pulso bailable y andamio electrónico rezumando sexualidad ha estado presente en la memoria colectiva durante más de tres décadas. Más pop, más electro o más siniestra. Adrian se encarga de no dejar ningún cabo suelto hasta reflejar, en una u otra canción, todas las etapas vividas en tan largo periodo. Según el tema, varía de los añejos Pet Shop Boys, Spandau Ballet, Frankie Goes To Hollywood y Depeche Mode, a los Fischerspooner de la década siguiente o a Cold Cave en el presente milenio. La temática despeja dudas desde los títulos: “Be My Lover”, “Lay Low”, “Go Tell Your Mama”, “Baby”, “Uptight”, etc. Una apuesta por lo físico con muchas bazas favorables una vez entrada la noche, sea la de Sevilla, Madrid, Londres, Nueva York o Bangkok. A la altura de los mejores del género.