Hasta ahora el art rock con coartada psicodélica de Ruban Neilson -se perdona si eres neozelandés- no pasaba el corte de las obras perdurables. Su talento se intuía, se presentía…y se rezaba para que floreciese. Demasiadas ideas a trompicones, crudas, como temerosas de cuajar.

En “Multi-Love” (Jagjaguwar 2015) se aprecian concesiones -las justas- para que la música llegue mejor sin perder la parte esquiva de su atractivo. Prioridad al ritmo, tosco a veces -mejorando la pegada-, más inspirado en los ritmos negros. Se asientan bastante después de despegar con la espléndida “Multi-Love” -las primeras frases, interpretadas cual gelatina recalentada- al abrazar el sonido disco de “Can´t Keep Checking My Phone” con maneras rústicas, como un aprendiz dando sus primeros pasitos. Y en seguida le sigue la mejor pieza del álbum, “Extreme Wealth And Casual Cruelty”. Un groove irresistible fluye bajo la voz rasposa, explotando de pronto en unos vientos hiper seductores de herencia hispana cortesía de su padre, cuyos efluvios abren la lata de la euforia. La misma secuencia se repite antes de que acabe el tema con otros instrumentos y aire mucho más free, dejando abierta la puerta de la imaginación del oyente (¿con qué instrumentos atacarías tú este trozo?). Más sensual aún es el devaneo de “The World Is Crowded”, ya definitivamente perfilando las fuentes de color (funky, soul), constatada en “Necessary Evil”, en la cual también pone vientos papá Chris. A estas alturas el álbum muestra ya un meollo con personalidad propia que ha de servir como referente para identificar las próximas grabaciones de Unknown Mortal Orchestra. A la altura de los mejores.