Formaba parte Donald Cumming de los correosos neoyorkinos The Virgins antes de decidirse a grabar en solitario. En la portada de “Out Calls Now” (Washington Square 2015) se muestra con americana, camisa (sin corbata) y cigarro: un aspirante a galán del nuevo milenio que apunta a crooner, sin el rodaje de un Serge Gainsburg aunque abriéndose un hueco en el chiringuito montado por los perdedores con sangre de rock en las venas.

En el aspecto musical sorprenden las dos primeras piezas, por las afinidades con distintas etapas del sonido Pulp: en “Game Of The Heart” es el pulso rítmico casi disco pre “Babies”, mientras en “Sometimes Sweet Susan” la comparación se limitaría a la cadencia melódica y a su manera de dejar caer las sílabas. En “Shadow Tears”, la tercera, el tono pasa a ser nasal crepuscular como Dylan.

Aunque a veces se enzarza en un duelo de guitarras que reivindican tanto su pasado como las ganas de ser bien recibido en los sectores noise, y alguna reposada invita a recordar momentos de acordes cayendo a plomo tranquilos de Pink Floyd, lo más positivo de Cumming florece al final, en los momentos confesionales. Y más que en “Total Darkness”, brilla en el epílogo con “Spanish Horses”, muy en la línea marcada de este año al piano por Tobias Jesso Jr cuando saca del cajón el retrato de Randy Newman y lo pone bien visible sobre el cristal de la mesa del despacho.