Aunque en ningún momento se mencione en las promos – ni por ellos mismos, salvo que se les pregunte directamente- la jovencísima banda de Brisbane,The Goon Sax, viene apadrinada por la figura totémica de Robert Forster. Muy sencillo, Louis, hijo de éste, es el cantante y guitarrista de la banda junto a James Harrison, y una Riley Jones a las baquetas que, por momentos, parece una reencarnación de Maureen Tucker. En este caso el contexto familiar es importante tenerlo en cuenta, porque la escucha de este meritorio “Up To Anything” (Chapter Music, 2016) apunta al referente claro de los The Go-Betweens, además del eterno legado de Flying Nun. Por muchos referentes buenos que tengas -también se mencionan a Arthur Russell, o Talking Heads– si no eres capaz de apropiarte de esa herencia para reescribirla y hacer buenas canciones, pues ¿de qué sirve? Estos chavales tienen las ideas claras -a pesar de las empanadas mentales propias de su edad-, y se nota en un cancionero con melodías que dan en el centro de la diana;  hay que albergar muchas esperanzas en ellos porque aquí están los mimbres de algo muy gordo.

Estas canciones -de acordes límpidos, e inocencia aún no sobornada-es el cuaderno de notas de unos adolescentes que en sus habitaciones verbalizan sus desvelos;  sus miedos a la soledad mientras se comen un helado- la preciosa, y muy PastelsIce Cream (On My Own)”-, la frustración de no poder llegar a ser lo que anhelas – “Home Haircuts”-, y de paso rimar enumerando a tus ídolos en busca del ripio perfecto que encaje Roger McGuinn , Edwyn Collins, John Lennon, y David Byrne. Doy fe que lo consiguen, y para más inri todo fluye con endiablada naturalidad. De casta le viene al galgo, y el refranero es muy sabio. Al encanto amateur a lo Beat Happening de “Boyfriend” le siguen los mil y un espejismos en The Go-Betweens que se ven reflejados en“Sweaty Hands” -con uno de los estribillos álgidos del álbum-, mientras que en “Target”, la soledad y desesperanza se vislumbran en versos de microdrama adolescente. Vamos, lo que viene siendo desde el principio de los tiempos, el P.O.P.