Tanto Sam Beam (alias Iron And Wine) como en menor medida Jesca Hoop son queridos por estos parajes. La noticia de un álbum conjunto solo podía pues alimentar buenos augurios. ¿Resultado?

No se le puede pedir a un disco como “Love Letter For Fire” (Sub Pop 2016) más de lo que ofrece. ¿O sí? Acabados impecables, dos voces bien engarzadas, y composiciones bonitas. Mmmm. Este último adjetivo me cruje en el mar de trampas que alberga. Un disco puede ser bueno, y por supuesto bonito. Nadie va a cuestionar aquí que canciones como “Know The Wild That Wants You” cumplen con los requisitos, incluso el folk dulce de “Bright Lights And Goodbyes” los ensalza. No obstante a menudo resultan más plásticas que penetrantes, como si primase el continente por encima del contenido. Que un tema como “Every Songbird Says” típico de dueto remarque la frase I´m in love with you cantada en pareja y que su significado no suene creíble es un problema, por muy modélico que sea el arreglo instrumental. Y cuando en “Chalk It Up To Chi” saca Jesca el tono mandón Newsom haciendo la cama a la fragilidad de Sam, no queda más remedio que echar en falta la convicción de los sentimientos. Si cuesta fingir el amor en la cama, también en una interpretación. Otra vez será.