fe

Con una humildad apreciable, fuera de los focos mediáticos, Fear Of Men han progresado sin presiones hasta llegar a “Fall Forever” (Kanine 2016). Al principio, según mostraban en “Early Fragments”, edificaban su sonido sobre arpegios de guitarras -más o menos gélidas- acompañando las sensaciones ensoñadoras propuestas por la voz de Jessica Weiss, de manual de escuela dream pop.
Ahora aparentemente -porque la garganta de ella recubre todo lo que suena con una capa de ternura de belleza extrema- se mueven en los mismos parámetros. Si profundizamos un poco en la masa sonora de fondo sin embargo comprobaremos que el respaldo es bastante más inquietante y oscuro. Como una película de Disney, inofensiva por fuera pero con un contenido aterrador. Lo asombroso es que, por mucha tenebrosidad industrial al acecho -con su dosis de riesgo encomiable-, sigue llegando Weiss de un modo idénticamente angelical. Ya le pueden amenazar en “Until You” todos los pecados capitales: ella se encarga de abrir la ventana y conseguir que la luz de su voz pueda con todos los miedos.
Evidentemente los tramos más inmediatos –pop– son los que dan lustre al álbum, como “Island” y “A Memory”, mientras las nubes se ciernen sobre otros -como en casi toda la segunda mitad- sin empañar esa sensibilidad tan femenina. Piénsese en una mezcla entre Daughter, Portishead, Björk y The xx…con el dulce quehacer de Camera Obscura. Con una pizca de concepto identitario en la confección de las portadas. Avanzando con pasos pequeños pero firmes.