cf

Llegas a casa. ¿Estás cansado? ¿Un día jodido? ¿Cuántos pagarían -y cuánto- por una droga sin secuelas que les quitase de encima todo el peso de la jornada, relajando hasta el último músculo de su cuerpo, de coste irrisorio, y que se pudiera reutilizar tantas veces como apeteciese? Ya solo por sus propiedades terapéuticas no hay que dudar a la hora de recomendar “On Vacation” (International Feel 2016), el último trabajo de CFCF.
En otro disco anterior, “Outside”, intercalaba Mike Silver instrumentales en piezas cantadas. Esta vez ha ido directamente al néctar en pos de la conjunción de momentos especiales buscando el marco paisajista sin voz. “Arto” es absolutamente crepuscular, con toque afrancesado -también “Chasing”-, y “Sate Padang” absorbe alguna resonancia balinesa. A veces un simulacro de bajo rugoso -como en “Fleurs Laiseés Dans Un Taxi” despierta momentáneamente de la letargia contemplativa de su inicio de bossa, sin en ningún momento cambiar el talante (el jazz rock seventies de “Lighthouse On Chatham Sound” acaba reclinándose a lo mullido de la new age). Con el título elocuente y, por su relación discográfica con Ibiza, podría tildarse de escapista. No importa. Bueno, sí, tiene un efecto secundario: crea adicción, como todas las drogas.