ci

Los milagros existen. Sobre todo en Internet. Cigarettes After Sex no tienen aún álbum en la calle. Pero una canción interpretada por ellos, “Nothing´s Gonna Hurt You Baby”, ya lleva treinta y cinco millones de visitas en youtube. Y otra ocho y pico. El revuelo adquiere tintes históricos -más que Arctic Monkeys– cuando imaginamos lo íntimo de su estilo -entre The ClienteleGreat Lake Swimmers y House Of Woves– alcanzando cotas semejantes.
Gran parte de la culpa la tiene la versión ralentizada de “Keep On Loving You” de REO Speedwagon que Greg González colgó a finales de 2015, siete años después de empezar el grupo. Un EP de cuatro canciones de tristeza sórdida e impoluta en 2012 -muchos apuntan a “The Trinity Session” de Cowboy Junkies, otros a Mazzy Star: cierto, la guitarra envenenadamente metálica de “Dreaming Of You”, esa “I´m A Firefighter” bajo el temblor vocal Low, o una “Starry Eyes” muy Velvet Underground, estremecen-, otra canción, “Affection”, publicada en 2015 junto a “Keep On Loving You”, y el pasado mes de noviembre “K.”. Un bagaje tan escaso como demoledor al que hay que sumar un par de piezas trotonas recientemente divulgadas -como “Please Don´t Cry”– escorándolos hacia melodías escandinavas –The Radio Dept, Postiljonen– para alejarles de los sonidos terminales en busca de más luz.
Aunque sus giras de este invierno, tanto en USA como europeas, no lo predigan, el hecho de que participen en el Primavera Sound 2017 -un ruego a la organización: aún están a tiempo de añadir una segunda fecha a la del martes- augura que pronto habrá primer disco. No encontraremos mejor música como contrapeso a la algarabía de nochevieja: la manera verdaderamente alternativa de empezar un nuevo año. Haciendo además caso del chiste popular que evoca el nombre de la banda. Cigarrillos tras el sexo. Varios cartones.