nacionales
 
1- “Malalts Del Cel” (Sisa). El gran cantautor catalán rinde un magistral tributo a todas aquellas personas que quisieron cambiar el mundo. Romanticismo y utopía. Una obra maestra más a la lista de un artista indomable. Post relacionado.
 
2- “Fruta Y Verdura” (Espanto). Lo cotidiano se conjura con lo mágico y con lo irreal. Canciones perfectas entre las armonías de Beach Boys, el musical a lo Cole Porter, y el mejor pop de hoy y de siempre. Ya lo dije, y me repito, a mí déjenme vivir entre los surcos de este disco. Post relacionado.
 
3- “Nadie En el Espejo” (Javier Colis). El gran Javier Colis sigue a lo suyo. En este caso sigue incidiendo en su particular forma de entender el rock, y esculpe un cancionero intuitivo y visceral. En este álbum -ejemplar e inaudito en nuestro panorama musical español actual- se puede disfrutar de lo que Luis Boullosa (en su libro “Santos y francotiradores”) define como “una mezcla de capacidad compositiva centrada en la canción como un ente autónomo que aplica después a ésta un tratamiento deconstructivo”. Post en preparación.

 
4- “Telepatía” (Lidia Damunt). Hay discos que, más allá de su calidad compositiva, consiguen empatizar con el oyente. Eso me pasa con “Telepatía”; sus historias me emocionan porque trazan una orografía emocional en la que me reflejo. Veinte escasos minutos de gloria. Post relacionado.
 
5- “Choke/Drown” (Gog Y Las Hienas Telepáticas). Ellos lo definen como “Nigromancia, Rock&Roll, incursiones nocturnas y amputaciones sin anestesia”. Pues bien, los Gog son una excelente banda compuesta por músicos ya veteranos en la escena underground gallega. Aquí encontraran buen rock – denso, correoso y resacoso-, que filtra con estilo el caudaloso legado de The Stooges, Hüsker Dhü, Suicidal Tendencies, el blues, o los mejores Extremoduro. Muy grandes.
 
6- “Alfaraje” (Fiera). El grupo paralelo a Pony Bravo ha sido una bocanada de aire fresco. Proclama política, actitud punk, y ritmos repetitivos que se acercan a la pista de baile. Si tuviéramos que inventar una nueva “ruta del bakalao”, ellos lo petarían. Post relacionado.
 
7- “Canta a Lole y Manuel” (Alba Molina). La preciosa voz de Alba Molina lleva a su terreno las canciones de sus padres, y sale victoriosa. En los requiebros de su voz se van enredando clásicos del calibre de “Cuento Para Mi Niño” o “Nuevo Día”, y uno no da crédito a lo que está escuchando; uno no puede abarcar tanta belleza. Post relacionado.
 
8- “Cabello De Ángel, Tocino De Cielo” (Remate). Estas líneas me inspiraron el mejor disco de Remate: “La cámara sigue a los personajes, primeros planos de sus rostros como en un musical de Jacques Demy, y avanza en travelling nervioso en su búsqueda siempre atenta a los objetos que se encuentra a su paso: un busto de un dictador, una fotografía de Leni Riefenstahl, los restos de ginebra de la noche anterior, y así hasta inventariar todos y cada uno de nuestros recuerdos al son de versos perezosos”. Un gran vodevil. Post relacionado.
 
9- “Naja Naja” (Naja Naja). Estupendo disco que toma el ideario del post punk para pervertirlo a ritmo de dub, jazz, y hasta las texturas asincrónicas del Rock In Opposition. Post relacionado.
 
 10- “Los Años Luz” (Chucho). Con este disco Fernando Alfaro recupera a Chucho, y entrega un lote de canciones que son un prodigio de caligrafía romántica y extraña. Post relacionado.